No son viviendas, son Hogares

Dicen que los españoles y españolas tenemos un sentimiento muy desarrollado de arraigo con respecto a la adquisición de nuestra casa. Otros dicen que el patrimonio del pobre es la casa, el bien  que deja a sus hijos, en fin que la meta de muchas personas es tener una casa en propiedad. Es por ello que comentan que este sentir, el de identificar “éxito” con casa propia, provoca unos índices muy bajos de alquileres comparados con respecto al resto de Europa, y especialmente con la Europa rica (la del norte me refiero).

En la situación tan complicada que en la actualidad soportamos, observo con horror que cada día se despoja de sus sueños a 350 familias en España, es decir se les desahucia, se les quita su bien más preciado, su hogar. Ayer leí la noticia del señor que entendió que su vida no tenía sentido y en el día de su desahucio, decidió quitarse su vida, lo mas preciado que tenia. Hoy nos levantamos con la información que otro

señor se ha tirado por la ventana en Valencia, el día en que le iban a quitar su casa, su hogar. Parece mentira que tengamos comentar estas cosas, parece mentira que nadie haga nada cuando existen 350 dramas diarios, 350 familias diarias que padecen las consecuencias de una mala estrategia de riesgo de negocio.

Entiendo que la clase dirigente tendrá que tomar cartas en el asunto, es bastante significativo que no haya hecho nada aun, que esa misma clases elegidos por todos para bienestar de todos/as, no viese venir este aluvión de desgracias, y ya que falló la previsión, que no actúe para minimizar las consecuencias de lo que está pasando delante de sus narices. Los bancos se acogen a sus derechos por ley, no hacen nada ilegal, pero si inmoral, por no decir que una mala práctica para sus intereses, desde el punto de vista de negocio. Que estas entidades son conscientes de que no están a la altura lo pude comprobar a través del comentario del alcalde de Jun en twitter, donde la entidad que activó el desahucio, negó por diferentes medios ser la causante de dicho proceso, tras conocerse el suicidio de hombre de Granada.

Muchas de las familias que hoy perderán su casa, su hogar lo harán por que hace no mucho tiempo alguna entidad le contagio de optimismo, le dio la posibilidad económica de tener el bien que siempre soñó, la propiedad del hogar, sin medir bien el riesgo. Hoy esa misma entidad por no haber medido bien el riesgo, por no haber hecho bien su trabajo, le quitará su hogar. Claro que igualmente, esa familia tenía que haber medido los riesgos de un posible impago, por supuesto, pero quien tenía el dinero y la posibilidad de financiar el sueño era el banco, era el único con capacidad para tomar la decisión.

Pues bien, con el escenario económico actual,  los bancos se han convertidos en grandes inmobiliarias, donde recogen mucho patrimonio (viviendas, hogares) con un valor perdido de más del 50%, poseen el impago de una deuda enorme y probablemente en muchos casos irrecuperable, por parte de los desahuciados, estos a su vez sin hogar y  España con un nuevo colectivo de personas deprimidos, otro más. Se tendrá que articular, y ya!, una forma en que la vivienda, el hogar se convierta en bien no embargable, que el riesgo de las empresas privadas corran a cargo de eso, las empresas privadas, y se hagan responsables de los beneficios y perdidas de sus decisiones, pero es fundamental, prioritario, que se busquen ya soluciones para las 350 familias que diariamente van a perder su hogar, a través de la dación y reubicación de esas familias (en la calle no se puede dejar todas esa gente) o el alquiler por impago, renegociación de la deuda y formas de pago,  la formula, la que sea, ha de conseguir no dejar en la calle a nadie y fijar como responsables de los riesgos financieros, a las empresas que tienen como forma de vida, aportar recursos a iniciativas. Hasta ahora lo que se está haciendo es dejar personas sin hogar, creando un patrimonio aumentado de quien debe correr el riesgo y creando las condiciones necesarias para la creación del banco malo, donde obviamente entre todos pagaremos. Creo que no es la formula esto.

Dejar alguien sin hogar es restarle el derecho a tener su guarida, arrebatarle el sitio donde prepararse y sentirse seguro, para superar las inclemencias de la familia, los tiempos duros que toca vivir, es renunciar al lugar donde recibir a los nuestros, el motivo  para muchas personas de creer en uno mismo, para los bancos son solo viviendas. Ahora los que deciden tendrán que establecer que es más importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s