Ojo!, emprendedores a la fuerza, puede ser un mal negocio

Leo hoy la noticia  que el 22% de los jóvenes, con motivo del paro que asola ese segmento de población, se plantean muy seriamente crear una empresa, es decir, están dispuestos a crearse su propio puesto de trabajo. Esto que en otro escenario económico sería una buena noticia, en la actualidad que nos toca vivir, debemos comentar algunas consideraciones de interés.

Lo que realmente genera  valor añadido en las sociedades, no son el número de empresas de una comunidad, sino la competitividad y arraigo en los mercados de estas. Esta afirmación nos puede llevar a concluir que en el pasado boyante de hace algunos años, fundamentalmente desde la administración, se hicieron verdaderos esfuerzos por crear una bolsa de emprendedores muy importantes, dedicándoles muchos recursos y dedicación, aunque no siempre los resultados finales fueron los deseados. En mi vida profesional he tenido la oportunidad de ayudar a muchos y muchas emprendedores en su deseo por crearse un futuro más próspero, a través de una idea, un anhelo, un sueño… He trabajado en múltiples proyectos sumamente interesantes para el emprendimiento, aunque siempre detecte lagunas, que provocaban una excesiva mortandad, fundamentalmente en el primer año de vida de la empresa, de esas nuevas organizaciones, con el correspondiente trauma para el emprendedor/a. Eran tiempos de bonanzas.

Hoy día, el deseo en muchas ocasiones por crear una empresa surge de la necesidad, es casi una obligación con lo que puede ser peor el remedio que la enfermedad, me refiero a  las condiciones que se encontrará el nuevo empresario/a, teniendo en cuenta que existen recortes muy pronunciados en educación, con lo cual será  complicado formar de manera gratuita y adecuada a esos emprendedores/as, la dificultad al acceso a la financiación, y en condiciones medianamente razonables, aun más, la dificultad de los mercados, los niveles de impagos que se presentan, la fuerte competencia en precio, calidad y sobretodo en experiencia de esos competidores, las trabas burocráticas para el proceso de constitución, etc.

Con todo lo comentado quiero razonar que no sería justo ni obligar a nadie a ser empresario/a, por las circunstancias económicas que vivimos, sin una capacitación adecuada para desempeñar estas responsabilidades y jugarse su patrimonio, ni vender el emprendimiento como una solución sin apoyo, pues esto provocaría en muchas ocasiones  fracasos empresariales por no hablarles del fracaso personal del emprendedor, en ocasiones, irrecuperable. No creo que estas circunstancias sean justas, para el propio colectivo de nuevos empresarios/as, pero tampoco es justo para las administraciones, y por ende para el resto de la sociedad, que tendrían que lidiar con un tejido empresarial aun menos competitivos y más ávidos de ayudas, no sería justo y mucho menos rentable socialmente.

Soy de la opinión que hay que apoyar a los emprendedores, aquellos que deseen realmente serlo, pero para ello se debe crear una cultura emprendedora, que en España no existe. Al emprendedor hay que acompañarlo como mínimo los dos primeros años de su aventura empresarial, desde que tiene la idea, hasta que el cuento de la lechera le hace emprender, pero hay que estar ahí para que ajustar sus sueños a las realidades, en muchos casos, cuando empieza a crecer su empresa, cuando aparecen los primeros fracasos, cuando aparecen los primeros éxitos, antes las múltiples dudas. Todo eso necesita de una cultura, unas políticas, unas estrategias, unos recursos, una forma de pensar que si no disponemos o no estamos dispuestos a poner en manos de los emprendedores puede suponer un mal negocio que se creen empresas en España por obligación o por necesidad laboral.

Cuadro de % de jovenes en diferentes paises que desean crear su propia empresa, observar dato de deseo en relacion con situacion de apro, mercados emergentes, etc…

Fuente: RRHH Press

Os dejo un artículo que escribí hace algún tiempo sobre emprendedores:

El nuevo modelo económico: Emprendedores competitivos

3 thoughts on “Ojo!, emprendedores a la fuerza, puede ser un mal negocio

  1. Interesante Rafa !! Realmente estoy de acuerdo contigo, emprender sin unas bases propias y externas, puede suponer que la idea inicial tan atractiva que tengamos en mente, no termine funcionando a corto plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s