Vamos y morimos de éxito!

En los tiempos en los que corren, siempre avistamos el peligro en aquello que nos puede producir fracaso, centramos nuestro interés en qué hacer para no equivocarnos, que camino recorrer para alcanzar el éxito. Paradójicamente, siempre trabajamos, al menos a nivel mental, que todo irá mal si no actuamos correctamente en nuestra organización, atendiendo a esas alarmas o síntomas que anuncian que vamos por el mal camino, la reducción de ventas, disminución de la rentabilidad de la empresa, perder clientes, rotación alta de empleados, en fin, todas “toses” anunciadoras del “refriado” que nos pueden llevar a la “muerte”. Es conveniente conocer que las empresas también pueden “caer”, pueden morir, sin que se den esos síntomas en principio, puede que estemos en el mal camino cuando todo va “bien”, cuando pensemos que  la organización está completamente “sana”.

Imagen: esloquesom.com
Imagen: esloquesom.com

Con ello quiero decir que en ocasiones los responsables de las empresas, que no las organizaciones en sí, desandan o se desvían de aquello que les llevo al éxito, en definitiva que empiezan a morir de éxito. Eso significa que desandamos o iniciamos un camino hacia un lugar diferente, en ocasiones sin ser conscientes, a conseguir mejores resultados, que empieza el principio del fin, que si no alertamos de esas circunstancias y sus consecuencias, reconduciendo la situación, se avecinan problemas importantes para los intereses de la empresa. Lea con atención las siguientes situaciones que pueden estar anunciando malos tiempos, les presento alguna sintomatología que puede llevar al efecto morir de éxito:

–          Pensar que la empresa ha conseguido todo lo que tenía que conseguir

–          No sumir el cambio como algo constate en la organización

–          Tomar una política de no riesgo, para mantener lo que se posee

–          Relajarse en conductas organizativas que nos producen éxito

–          Somos líderes por lo tanto inexpugnables

–          Los buenos resultados se mantendrá por lo bueno que somos, simplemente

–          Infravalorar la competencia

–          Sobre valorar nuestros logros

–          Descuidar el funcionamiento de la organización

–          Pensar que le hacemos un favor a nuestros clientes* (stakeholders, comunidad, usuarios, consumidores, prescriptores, trabajadores, accionistas)

–          Somos la mejor opción para el cliente*, por tanto no debemos hacer nada para conquistarlo

–          Considerar un privilegio trabajar en nuestra empresa

–          Que nos “embriague” el éxito a cualquier nivel

–          Que el éxito nos haga cambiar en políticas, actuaciones o consideraciones con clientes Centrar exclusivamente nuestros análisis de posicionamiento en cuestiones cuantitativa como la facturación, ventas, rentabilidad, solo en dinero

–          Que nuestra posición de privilegio en el mercado no anime a “explotar” nuestros clientes* , de manera inapropiada

–          Desviarnos de las necesidades de los clientes y ajustarnos a las necesidades de la empresa

–          Iniciar actuaciones financieras de riesgo no medido, sobre gastar, mal invertir, pensar que el dinero es infinito

–          Reducir acciones de control sobre la organización, que provoquen un caos que no se desencadenó hasta ahora

–          Dejar de ser los directivos modélicos (donde reflejarse), o ser un modelo diferente y menos conveniente para la empresa

–          Establecer alianzas que van en contra de nuestra imagen de marca, desechar alianzas que potenciaran nuestra marca

–          No consolidar el crecimiento y personalidad de la empresa

–          Despistar a nuestros clientes con nuestras actuaciones

–          No establecer planes de contingencias ante posibles incidencias

–          Pensar que el cliente* es alguien que está a “nuestro servicio”

–          Dejar de hacer por motivos empresariales todo lo que nos llevó al éxito, no buscar nuevas formula de satisfacción para el cliente*

–          Huir o traicionar  los valores  que nos llevaron al éxito

–          No evolucionar esos mismo valores en la empresa

–          Generar un distanciamiento entre áreas de la organización

–          No prever turbulencias

–          No alertar de posibles amenazas, no explotar nuevas oportunidades

–          Personalizar toda la toma de decisión en el mismo mandatario (empresario/a)

–          Tratar de estancar el buen momento que vivimos, o crecer

–          Solo pensar en aquí y ahora

–          No tener un plan a 5 años vista como mínimo

–          Pensar si somos una PYME, que esto que comentamos va con grades organizaciones, no con nosotros

–          Estancarnos por miedo a perder, no arriesgar para ganar

Parece increíble que muchas empresas entiendan  que el miedo al fracaso es más productivo que la relajación del propio éxito conseguido. Es en ese momento, cuando se relajan las medidas controladoras,  que nos certifica que  la empresa no solo va bien, sino que además, está en el camino adecuado para perpetuar los buenos resultados hasta mañana, pues ese es el éxito que ahora disfrutamos. El éxito no es una meta en sí, no es algo estático, algo que está en algún lugar, sino que es la capacidad de mantener un itinerario, un camino que nos lleve a ningún lugar definitivo, pero que nos permite seguir en marcha, con esto conseguirá momentos dulces y motivadores para seguir adelante. Cuando esté convencido de que su organización ha llegado a esa meta soñada, empezará a morir de éxito, evítelo ahora

Clientes* (cuando aparezca este término a de incluir a stakeholders, comunidad, usuarios, consumidores, prescriptores, trabajadores, accionistas)

 

 

Rafael Cera

@rafacera

http://about.me/rafacera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s