Para ser competitivos, ¡mejores condiciones laborales!. ¿Paradoja?

¿Cuánto tiempo dedica al trabajo?, ¿alcanza los objetivos que se había planteado conseguir con esa jornada laboral?. La eterna cuestión de relacionar tiempo con productividad. Quedan empresas que siguen viendo una relación causa efecto entre horas de trabajo con productividad, ¡error!. España posee una de las mayores tasas de horas trabajadas, y un  nivel en comparación con otros países, más bajo de productividad laboral. Hay empresas que consideran y evalúan el mérito de un trabajador, en función al número de horas que trabaje, ¡nuevo error!. Las horas de trabajo a evaluar y por tanto a considerar, son las productivas, no las totales de un trabajador, pagamos por esas productivas, no por el resto. He tenido algunas experiencias en mi profesión, donde trabajadores estudiados en sus puestos de trabajo, llegamos a concluir que sus horas realmente productivas, no alcanzaba el 30% de su tiempo laboral. No ofrece  ninguna  garantía trabajar muchas horas y que podamos relacionar ese hecho con ser productivo y mucho menos resolutivo en sus funciones. Eso corresponde a un tipo de modelo de gestión de recursos humanos absolutamente obsoleto. Aunque quedan empresas que les parece más “cómodo”, revisar las horas de trabajo que los objetivos alcanzados, síntoma de gestión inadecuada por centrar el foco de atención en una variable de escaso valor para los resultados.

Pues bien aparece esta semana un estudio que relaciona jornada laboral, con niveles de satisfacción y productividad por parte del empleado. Es cierto, que  los resultados de estos estudios llegan a conclusiones en algunas ocasiones antagónicas,  pues depende de la calidad, seriedad, profesionalidad y ubicación de que población se realice la muestra para el estudio, etc. De todas formas, he tomado como bastante serio este estudio que te comento y las conclusiones a las que llega.

El estudio mencionado se publicaba hace pocos días y concluía:” Tras seis meses de trabajo y escuchar a decenas de expertos, las conclusiones de la subcomisión parlamentaria para el estudio de la Racionalización de Horarios son tajantes, adoptar un horario de trabajo continuado (modo británico) de jornada intensiva (9 a 17 h), provoca ahorros de costes y mayor productividad”

Bueno, no sé qué nivel de sorpresa alcanza la noticia y conclusión en ti, pero créeme si te digo que para mí no ha sido más que ponerle un broche científico, a una obviedad.

El estudio concluye que entre las muestra de trabajadores que adoptaron jornadas laborales intensivas y seguidas, se alcanzan resultados más positivos en aspectos como la productividad y la implicación de los trabajadores, atribuyéndole estos resultados a que estos podían realizar una mejor conciliación entre vida laboral y personal. Aspecto este, que habían olvidado muchas empresas o al menos había perdido puestos en las prioridades laborales, por razones en principio atribuidas, a la crisis.

Quien lleve algún de tiempo trabajando en el mundo empresarial en particular,  y organizacional en general, para aquellos profesionales, que hayan podido constatar los resultados de algunos ejemplos, de diferentes modelos de gestión de recursos humanos, creo que al igual que a mí, insisto, no le habrá sorprendido en exceso las conclusiones de este estudio. El fin de cualquier empresa, y es una finalidad de carácter estratégico y vinculante, es lograr la implicación de los trabajadores en el proyecto empresarial. Esta frase que parece lapidaria, para mi es de las pocas máximas que siempre impongo en mis trabajos de consultoría y asesoramiento a empresas. Ya comenté hace alguno posts, que para mí el verdadero valor estratégico, la verdadera ventaja competitiva de cualquier organización no es otra que sus empleados y como se gestione. Este convencimiento, que puede causar muchas “dudas” a otras personas o profesionales,  lo defiendo a ultranza, pues entiendo que una plantilla de empleados, motivados, productivos, creativos, con talento y con medios para realizar su trabajo, suponen un arma competitiva para la empresa, que sin duda es de difícil respuesta por parte de la competencia. Y todo ello se consigue a través de un planteamiento estratégico y de gestión de recursos humanos, que posea como objetivo el aumentar día a día el nivel de implicación de nuestros trabajadores.

Partíamos en el inicio de este post, de una noticia que nos comentaba que los trabajadores cuando le permiten ser persona en su totalidad, es decir, cuando quien le da “comer”  le permite poder compaginar su horario profesional con sus otras  funciones sociales, esto posee unos resultados que se traducen en mayor productividad, ahorro de costes, mayor nivel de implicación de los trabajadores. Es verdad que “he cogido la naranja por la hoja”, un estudio que responde a cambios en las condiciones laborales suscita determinados resultados,  pero si me gustaría, que tu lector, como siempre, sacaras tus propias conclusiones después de leer lo expuesto. Las mías son, por experiencia profesional, que cuando se le permite al trabajador una mejor calidad de vida en ámbitos laborales, más acordes con sus necesidades vitales, la empresas se ve beneficiadas. Es probable que si hacemos un estudio sobre como mejora el rendimiento, la posibilidad de que el trabajador tome decisiones en su puesto, o como aumenta la rentabilidad de la empresas cuando los trabajadores se les escucha y se les hace participes y/o responsables de la gestión del puesto de trabajo, en definitiva estoy convencido que cuando a los empleados se le mejoran las condiciones laborales, no solo con dinero, sino teniendo en cuenta sus necesidades como digo, la principal beneficiada es la empresa y en caso de no ser así, el despido de quien no quiera aportar es la mejor solución, pero antes la empresa ha de crear el ambiente/escenario adecuado para ser competitiva. ¡Recuerda que las plantillas son consecuencia de la propia empresa!, verlo de otra forma, es querer “escurrir el bulto” de la responsabilidad que recae sobre la dirección de la organización. Es por ello que no entiendo ciertas demandas de empobrecimientos de condiciones laborales que en ocasiones demandan los empresarios, que no las empresas, pues las necesidades de estas van en otro sentido. Ahí, con esas demandas patronales, existen otros intereses que en ocasiones nada tienen que ver con la competitividad de la propia organización.

No quiero que lo entiendas como una posición antigua y paternalista, es mi opinión como profesional y la experiencia de mi relación con organizaciones, por lo que sigo pensado que lo importante es el proyecto empresarial, considero esto, pues es la única unidad social, lo único, que puede dar respuestas y satisfacer  todas las necesidades que le plantean los diferentes colectivos que atiende, la de los trabajadores, la de los accionistas, la de la comunidad dónde desarrolla su actividad, la de los clientes, pero para ello el principal responsable de los resultados empresariales, los empleados, ha de estar satisfecho con lo que el proyecto le concede y como este le considera y trata. La organización que olvide o priorice la satisfacción únicamente de uno de estos colectivos, o que para favorecer a uno, maltrate o discrimine  a otro, difícilmente pueda ser mínimamente competitiva, lo más probable es que el propio mercado la expulse.

Puedes comentarme que no has visto la palabra rentabilidad o eficiencia escrita demasiadas veces en este texto, ¡no saques conclusiones precipitadas!, no me olvidado de ellos, no se renuncia en ningún  caso a ellos con las propuestas que hago, son imprescindibles poseer niveles alto de eficiencia y rentabilidad en la organzicion, pero tú que eres inteligente habrás supuesto que lo que este humilde post propone, incluyo ambos conceptos, como consecuencias lógicas al lograr la implicación de los trabajadores en la empresa creando el escenario adecuado para su rendimiento. No tendría mucho sentido, como puedes imaginar aportar esta posición que mantengo con respecto a los recursos humanos y no considerar que efecto tienen en la práctica su aplicación, y puedo afirmarte que los resultados son espectaculares cuando existen políticas de empresa que se preocupan porque el trabajador se halle cómodo. Para ello se deben introducir fórmulas, lógicamente,  que den forma a esta forma de gestionar, donde se vincule condiciones con resultados, será necesario que la eficiencia se convierta en una obsesión, vincularlo todo ello con políticas de retributivas que favorezcan esos resultados (“tendrás de tus trabajadores  aquello por lo que pagas”), buenos sistemas de control que garanticen una información objetiva , real, e inmediata de que está pasando con la plantilla y su rendimiento, honestidad en la aplicación del modelo y sobretodo creer e insistir en él.

Por lo tanto, no solo un buen horario genera mayor productividad y ahorro de costes, si no todo aquello que se dirija a condiciones labores que vayan en dirección a la implicación del trabajador (serán todas aquellas condiciones íntimamente relacionadas y con un peso importante en las necesidades del trabajador, las que más incidan en dicho rendimiento). Las empresas que mejor están esquivando la mala situación socioeconómica que padecemos,  son aquellas, que la crisis no la están viviendo como una ocasión magnifica para empeorar las condiciones labores y mejorar una cuenta de resultado para este año, sino aquellas que ven que la mejor forma de superarla es con plantillas implicadas en el proyecto empresarial que mejoran la cuenta de resultados durante mucho, mucho tiempo.

Rafael Cera

@rafacera

Que tengas un buen día!

2 thoughts on “Para ser competitivos, ¡mejores condiciones laborales!. ¿Paradoja?

  1. Deberías hablar con muchos pequeños empresarios, que no ven otra salida para la crisis que hacer expedientes de regulación de empleo para reducir jornadas de trabajo (teóricamente, porque para que salga el trabajo se ha de emplear cuando menos el mismo tiempo) y reducir sueldos, ya que sólo se fijan en la cuenta de resultados.Te hablo desde la experiencia como trabajadora para una de estas empresas, aunque te aseguro que hay muchas, por lo menos en donde vivo. Y cuando pretendes hacerles ver que están equivocados y hacerles recomendaciones como las que haces en tu post, con las cuales estoy totalmente de acuerdo, obtienes como respuesta el despido. Ojalá los empleadores entendieran de una vez que no se trata de medir horas, sino resultados que se consiguen cuando los trabajadores se sienten felices en sus puestos de trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s