Economía orientada a las personas, la obligación de cambiar rumbo y la misión

Si eres asiduo a la información económica, si te interesa el tema de la economía mundial, nacional o doméstica, me confirmarás que es muy habitual encontrar  en esas informaciones muy diferentes etiquetas (cada día aparece una nueva al menos) para denominar diferentes tipos de una misma disciplina. Así, ver términos o etiquetas como eco-economía o economía verde, economía sostenible, microeconomía, macroeconomía, economía de mercadoeconomía mixta o social, economía azul, etc., es algo habitual, con lo que cada día existe una taxonomía más amplia y confusa Tanto es así,  que nos podemos “perder” a la hora de intentar entender por dispersa esa disciplina de la que todos/as dependemos, la economía. Estoy convencido de  que esta no está en el camino de lo que debería ser su fin y misión, es por ello que perdonadme la inclusión de una nuevo termino, la economía orientada a las personas.

Es obvio que la economía tiene tal relevancia en nuestras vidas, que con el trascurso de los tiempos, con los intereses individuales de unos cuantos, con la aquiescencia de los que establecen las reglas el rumbo y misiones que ha tomado la economía para nada refleja el interés de lo que debería ser. En esencia el gran problema podría ser que la sociedad está en manos de la economía, cuando el raciocinio impone que debería ser a la inversa, que la economía estuviera al servicio de las personas y por ende de la sociedad. En este sentido quizás tenga mucha responsabilidad el hecho de reducir la economía a aspectos que no determinan la riqueza, ni la prosperidad. Si yo te preguntara ¿que aparece en tu cabeza cuando hablamos de economía?, ¿que responderías?………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………… efectivamente , DINERO!. Es cierto que se te pueden venir muchos términos a tu cabeza al preguntarte por esta cuestión, pero el tema dinero es de los primeros en acudir en la mayoría de las personas. Identificamos que una economía saneada es aquella que  genera mucho dinero. Algo absolutamente falso!. Esto nos lleva a aunar esfuerzos para generar DINERO y por tanto la misión centra  en obtener dinero y como invertirlo para obtener más. Y esto puede que no sea malo, pero para mí si es miope e insuficiente para objetivos sociales de valor, que es de lo que se trata. El dinero no tiene valor por sí mismo, lo importante es lo que se puede hacer con él y cada día se incremente acciones financieras que pretende genera más dinero sin generar el valor social (la verdadera riqueza de una sociedad) que este puede aportar. Es por ello que apelo al sentido de que la economía tome un papel aún más social y se oriente a la satisfacción de necesidades de los ciudadanos del mundo, a todos. El juego económico no se puede centrar en algo tan absurdo como obtener dinero, sino en generar riqueza para las personas en las sociedades, es decir en invertir ese dinero en acciones que trascienda a las personas en su bienestar, presente y futuro. Que no se plantee las reglas de juego de tal forma que solo pueden vencer unos cuantos, pues tienen “las cartas marcadas” para el juego y que no pasa nada cuando hacen trampas en dicho juego, lo importante es que sigan jugando y ganando con la esperanza de que si ellos ganan ganamos todos, esto es incierto!. Incluso para estos jugadores afortunados, el juego es aburrido, pues nunca pueden perder, solo pierden aquellos que  jamás pueden optar a ganar pues no tienen un interés social y cuando todo va bien a lo máximo a lo que pueden aspirar, es a no volver a perder. Son las élites financieras las que gobierna y reparten la riqueza, con un único criterio ganar más dinero intentando repartir la riqueza de forma sesgada. Son capaces por el poder que poseen, de gobernar la sociedad sin tener la obligación que la democracia exige, ser elegido por la comunidad, no necesitan de esto para gobernar, son los que poseen los recursos económicos. Cada vez existe una distancia social y de calidad de vida mayor entre los que más tienen y los que menos y cada vez hay más personas que tiene  menos  y muchas más personas que tienen mucho más. En un juego vital para la sociedad, donde cada vez hay más perdedores sin opciones de ganar, impone  necesariamente o un cambio de juego o habrá de cambiar las reglas del actual para dar más opciones a todos los jugadores.

La economía tiene que tener un sentido social donde los grandes datos tienen que tener un reflejo en la microeconomía de forma inmediata. Soy de la opinión que las decisiones estratégicas y acciones de mejora, se deben tomar para incidir directamente en la microeconomía y que la evolución de esta mejore los ratios macro, y no a la inversa como se hace en la actualidad. Este cambio en donde actuar, es decir, priorizar las acciones en la microeconomía, tiene un efecto relevante, pues implica un mayor interés y preocupación por la gran mayoría  de las personas de nuestra sociedad, ante los grandes agentes financieros que su finalidad no es generar riqueza sino mejorar sus cuentas de resultados a través de los movimientos y actuaciones que sean necesarios. Crearon una crisis y han salido indemnes,  de hecho a los primero que se ha ayudado han sido a ellos. Mal síntoma para una sociedad que pretende ser justa e igualitaria en oportunidades. La economía tiene que acercar estilos vidas para que todos tengamos nuestras necesidades cubiertas y para ello o se orienta los ratios de control, las medidas que se tomen y los profesionales a la consecución de estos objetivos o se va a ver a la economía como el enemigo número uno de la sociedad, cuando es el único aliado posible que puede darnos la posibilidad de tener proyectos de vidas dignos a todos/as. Si observas que está pasando con la economía española, podríamos poner muchas otras como el mismo ejemplo, veras que los ratios macroeconómicos están empezando a tener una mejor valoración, pero  sin nos quedamos solo que esa lectura, dejaremos de ver cómo está afectando esa mejora en la microeconomía, a la economía de las personas. Cuando cale la mejora macro en la economía cotidiana tuya y mía, quizás ya sea tarde para muchos/as.

Reivindico la economía orientada a las personas, no a las de las instituciones, esa economía tiene que dar solución a los problemas diarios de cada individuo que entre otras cosas es el que más aporta a dicha economía. Es necesario que se tase, legisle y controle que está bien o no en su implantación, en función a que esa economía para las personas haga más viable o menos el nivel de bienestar social de los ciudadanos. Lo que parece una realidad es que si a la sociedad en general le va bien a niel económico le ira bien a las instituciones económicas, a la inversa es difícil de concluir lo mismo. Por lo tanto creo que se necesita un cambio de paradigma económico, ya sabemos que hay muchas personas e instituciones que saben ganar dinero, ahora necesitamos personas e instituciones que sean capaces de alimentar la economía con bienestar y prosperidad para todos, que a la fin y a la postre es la única manera de hacer viable esta sociedad. El dinero tiene el valor de lo que se puede hacer con él, por lo que una economía que solo vea números donde su finalidad son las personas, es una economía mal orientada, es una economía malintencionada, discriminatoria en cuanto a oportunidades. Esta economía individualista, fría, despiadada con los que no tienen, manipulada y controlada por quien no debe controlarla, donde el rey es tan solo el dinero y no las personas, esta economía de unos cuantos y que manejan unos pocos en función primero a sus intereses y después si sobra algo pues ya vemos,  no puede provocar nada bueno, por lo que o iniciamos el tránsito hacia la socialización de la economía, a que esta vuelva a ser el nutriente de la sociedad para que gane esta en salud y posibilidades, para tener esperanzas de una mejor vida o estamos acortando la vida de nuestra estancia por aquí. Tremendista ¿verdad?, pienso que las desigualdades provocan acciones no siempre convenientes para la sociedad entre los que no tienen nada que perder. La economía orientada a las personas y sus necesidades, es la respuesta para retomar un rumbo que jamás debimos perder, es urgente  empezar a plantearse nuevas formas de aplicarla, de enseñarla, de planificarla, de establecer ratios de control, para ello habrá que reformular su misión y sobretodo establecer estrategias para conseguir objetivos  que persigan igualar en oportunidades a las personas.

La economía tal y como se entiende en la actualidad ha perdido vigencia, eficacia y las aportaciones que realiza no van en la línea de tener una mejor sociedad, solo de crear una élite que tienen el dinero y el poder para hacer más dinero, esta economía no tiene en su núcleo a las personas como lo importante. No falla el sistema, falla quien lo maneja, por lo que hay que reposicionar y/o reformular algo tan importante como la economía y sus efectos. Nada más y nada menos, y ya vamos tarde

 

 

Rafa Cera

@rafacera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s