Déficit de directivos en las PYMES, falta de competitividad empresarial

Las pequeñas y medianas empresas es un colectivo con el que me relaciono de manera muy habitual de forma profesional. Es por ello que creo tener una buena “radiografía” de sus fortalezas y debilidades, suelo trabajar con sus problemas y con sus anhelos. Es un colectivo que supone el 95% del tejido empresarial español, un altísimo tanto por ciento en el empleo de nuestro país, por lo que su contribución a la economía nacional es muy importante, pues bien con todo y eso, creo que desde diferentes estamentos no se le trata de manera adecua a sus necesidades y posibilidades para conseguir una mayor aportación y competitividad.

Son múltiples los condicionantes los que poseen las PYMES en España, muy diversas las características de cada una de ellas, si revisáramos por sectores de actividades, podríamos divisar muy diferentes “enfermedades” de las cuales se aquejan cada una de ellas, por lo que generalizar en estos términos es un poco atrevido para un diagnostico profesional y serio para potenciar su competitividad, pero no es menos cierto que como te digo por mi experiencia si voy extrayendo ciertas situaciones que se hacen más frecuentes que otras entre esta pequeñas organizaciones. Sin duda para mí, una de las que se detecta con facilidad y con  mayor asiduidad es un nivel mejorable de cultura empresarial, de un management más actual más eficiente, y probablemente esto tenga múltiples causas, pero creo que la de más peso en esta deficiencia es sin duda que existe un déficit directivo importante entre las pequeñas y medianas empresas.

Como comento, generalizar es garantía de equivocarse, sin embargo no creo que me distancie mucho de la situación real de las MYPES en España cuando digo, que es frecuente encontrar en estas organizaciones empresarios que poseen un fuerte componente técnico o comercial sobre la actividad que se realiza, pero con carencias (en demasiadas ocasiones muy importantes) en el management general, en competencias para la dirección, pero no solo a la hora de dirigir tal cual, sino con problemas bien en la planificación (proyectar el futuro, los objetivos a alcanzar) , en la organización (conseguir niveles de eficiencia satisfactorios) en la misma dirección (estilos directivos que propicien la implicación de los trabajadores o proveedores en el proyecto) o a la hora de controlar ( saber con exactitud que está ocurriendo y si se alcanza los objetivos) lo que sucede en la empresa. En otros muchos casos, la dirección real de la pequeña organización se le transfiere bien al responsable de llevar “los papeles” o cualquier otra persona poco adecuada para este menester. No hay suficientes profesionales de la dirección en estas empresas y ese déficit acarrea mucha baja competitividad. Parece que una pequeña organización no posee la misma necesidades que las grandes corporaciones para funcionar de manera adecuada, y eso es absolutamente incierto!, si sigues lo que escribo o has visto mi trabajo, me habrás leído en más de una ocasión que la diferencia entre una gran empresa y un pymes solo radica en cuestiones cuantitativa, relacionadas con números por cuestiones de dimensión, en el resto de necesidades que han de satisfacer para ser competitivas son absolutamente las mismas, necesitan  clientes satisfechos, necesitan trabajadores implicados, necesitan inversión, necesitan darse a conocer necesitan controlar lo que hacen, necesitan cumplir con los mismo requisitos para tener éxito. Si esto es así, ¿porque existe tanta diferencia media entre el nivel de management de las grandes empresas y las PYMES?, no tiene sentido y se evidencia en el nivel de competitividad que despliegan ambos colectivos.

En las PYMES por tanto creo que faltan directivos/as y así mismo calidad en sus funciones de estos mismos. Esto que es una necesidad que para mí es evidente trabajando con ellos, es una necesidad latente (no perceptible), cuando el empresario no la visualiza y admite. Os dejo algunas de las medidas que entiendo necesarias para subsanar ese déficit directivo:

–          Incorporar profesionales de la dirección a organizaciones por pequeñas que sean. Quizás hay que cambiar la relación laboral entre profesional y empresa, puesto que esta, en muchas ocasiones no puede soportar ese coste, quizás haya que buscar fórmulas de compartir directivos, de retribuir en función a resultados, incorporar profesionales de poca experiencia pero gran formacion, etc., pero es absolutamente necesario aumentar el número de profesionales de la dirección y ya!

–           Existe un gran banco de profesionales y talento que se pueden incorporar

–          Existe un desajuste que se podría remediar mucho talento inactivos, muchas necesidades entre las PYMES, ¿por qué no se coordinar y solventa esta situación con programas desde los estamentos encargados (públicos y privados) para que ese gap casi paradójico desaparezca?

–          La mentalidad del pequeño empresario ha de aceptar la necesidad de incorporar profesionales que le proponga o le dirijan la empresa de forma más eficiente y competitiva

–          Se ha de realizar un esfuerzo, desde el convencimiento, desde las asociaciones empresariales por conseguir resultados en este terreno

–          Universidades, escuelas de negocios, centros de formacion en general se han de poner a disposición del tejido empresarial de las pequeñas empresas y autónomos

–          Esta situación  de déficit directivo, se ha de zanjar con políticas y estrategias que se encaminen desde los colectivos implicados a la solución de dicho problema

Son las pequeñas y medianas empresas (incluidos autónomos) un colectivo lo suficientemente relevante y de gran peso en nuestra economía, como para plantearnos de manera seria la necesidad de dotarlo de mayor competitividad. Será necesario, entre otras muchas medidas que sin duda propiciarían un aumento de nivel en lo pretendido,  aumentar la cultura empresarial, disminuir el déficit directivo que en la actualidad poseen estas organizaciones y para ello debemos plantearnos esto como un problema importante para los resultados y empleo de estas empresas, posteriormente solo se trata de aunar el talento que ahora se está desperdiciando o exportando, con la necesidad que estas empresa poseen, ¿cómo?, busquemos la mejor fórmula, pero hagámoslo ya!!

 

 

@rafacera

Anuncios

One thought on “Déficit de directivos en las PYMES, falta de competitividad empresarial

  1. Los empresarios de las pymes son reacios a nuevas contrataciones, y más de directivos por su coste, pero si que pueden apoyarse en asesores externos para mejorar ciertas áreas de su empresa, como por ejemplo rh en mejora de la gestión de sus empleados.
    Te dejo el post de nuestro blog porque hblamos de esta temática desde el ámbito de rh.
    “Los beneficios de la Gestión por Competencias (también) para las pymes”
    http://www.talentiagestio.com/es/los-beneficios-de-la-gestion-por-competencias-tambien-para-las-pymes/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s