El directivo torpe

Un directivo es la persona a la que le asignan responsabilidades sobre grupos de personas y para la consecución de objetivos para una organización. Es en quién se delega para que dirija ciertos recursos, para alcanzar ciertos resultados. Es muy frecuente, que para muchas de estas personas de nueva designación, la creencia de que han llegado a la meta del éxito profesional. Ilusos!, ahí es cuando empieza la prueba más dura para saber si eres digno del éxito o por el contrario solo serás alguien más a los que han dotado de mayor autoridad, mejor sueldo, y relaciones sociales y profesionales a más alto nivel (entiendan que cuando utilizo la palabra directivo, me refiero de forma indiferente a hombres y mujeres).

Es frecuente que a través de los comportamientos de estos directivos podemos diagnosticar quien puede entrar en la pugna por el éxito y quien caerá irremisiblemente en brazos del fracaso. Algunas de las conductas, comportamientos, valores y formas de ser que ahora os comento, os indicará quien es un “directivo torpe”, definido este como aquel que no alcanzará los resultados para los que se le asignan responsabilidades, recursos y autoridad desde la empresa:

  • El que cree que su función es mandar
  • El que cree que se gana la voluntad de sus subordinados por la autoridad que le concede la organización u empresa
  • El que se cree estar en un nivel superior al resto del grupo y que por ende tiene “derechos” que otros no gozan
  • Los que se creen que todo vale por el resultado
  • El que solo se representa a sí mismos
  • El que cree que ya ha llegado por ocupar ese puesto en la jerarquía empresarial
  • El que desprecia, utiliza o infravalora a sus subordinados
  • El que mantiene el haz lo que yo diga y no lo que yo haga
  • El que cree que el dinero vale más que cualquier cosa
  • El que cree que los fallos son del subordinado y los éxitos de su gran capacidad
  • El que se plantea conseguir los objetivos por sí mismo
  • El que no ve en su colaboradores a personas sino solo unos recursos
  • El que solo ve a sus colaboradores como personas y se comporta de manera paternalista de forma continua
  • El que piensa solo a corto plazo
  • El que se plantea el engaño, la falsa adulación o la hipocresía como herramientas suficientes para conseguir lo previsto
  • El que se cree estar por encima del resto del grupo en todos los aspectos
  • El que solo acepta los beneficios del puesto y no las responsabilidades
  • El que no es cómplice del grupo
  • El que se aparta del grupo
  • El que cree que por tener un “título por Wharton” (se puede poner cualquier escuela de negocio de prestigio en su lugar. Por favor, no tengo nada en contra de esta gran escuela) es suficiente para el éxito y tener la verdad absoluta
  • El que cree que las formas es lo importante y no los contenidos
  • El que utiliza la palabrería para no transmitir nada
  • El que presupone per se que el cargo ya convence al resto de integrantes del grupo
  • El que no respeta a los colaboradores
  • El que selecciona colaboradores más incapaces que él para que no le hagan sombra
  • El que no sabe medir las consecuencias de sus decisiones en el grupo y resto de la empresa
  • El que no tiene un rigor en su comportamiento, en el que dependiendo del día y del ánimo se actúa de una forma u otra
  • El que no se fía de sus colaboradores
  • El que no tiene un modelo de empresa claro que sea el que guie sus comportamientos y decisiones
  • El servil, neutro y adaptable con quien tienen más poder que él
  • El que no sabe comportare ante el fracaso
  • El que no sabe comportase frente al éxito
  • El que las tomas de decisiones son arbitrarias
  • El que se esconde tras el colaborador en la responsabilidad
  • El que cree que solo miedo puede manejar al grupo
  • El que cree que solo con la simpatía se puede manjar el grupo
  • El que no sabe hacer crecer al grupo
  • El que no sabe controlar al grupo
  • El que cree que ha de ser amigo de sus colaboradores
  • El que cree que ha de ser distante con sus colaboradores
  • El que representa solo sus intereses
  • El que no da la cara por su equipo
  • El que no da la cara por la empresa
  • El que tras conflicto, no lo gestiona de forma adecuada para las partes
  • El que es incapaz de transferir los valores de la empresa en su comportamiento a sus colaboradores
  • El que no hace crecer a su gente
  • El que toma un equipo y solo consigue “quemarlo”, sin sacar el máximo de rendimiento posible
  • Al que temen, al que ignoran, al que repudian, al que solo va creando enemigos por donde pasa, al que no admiran!

En fin, estos son un gran número de comportamientos o valores que te permitirán etiquetar de manera rápida al directivo torpe. Como puedes apreciar, al menos así lo recoge mi experiencia, es fácil encontrar algunas de las cuestiones comentadas en muchas personas, lo importante es cuánto pesa esa inadecuación en el total de su trabajo como directivo y como define esa característica, competencia o valor su perfil directivo. Todos participamos en alguna ocasión de alguna de estas anomalías para el management, la cuestión es como modela nuestro estilo directivo, cuanto de perdurable es en el tiempo y como se adecúa a la situación y personas dirigidas.

Me ha parecido interesante que seamos capaces de describir competencias o profesiogramas de directivos que no aporten el valor competencial deseado a nuestras organizaciones y por el que se les paga. Comentar, que en estos tiempos de crisis, como bien sabes, se radicaliza el perfil de directivo deseado o se buscan directivos muy especializados para situaciones muy concretas de la empresa, pero en ningún caso creo que justifica muchos de los comportamientos y estilos directivos que se pueden apreciar en la actualidad en muchas organizaciones (hay que ser más duros, más impertinentes, más desagradables, más centrados en la tares, etc., incorrecto!). Cuidado con contratar directivos bomberos” como ya anunciaba hace algún tiempo, no crean valor para la empresa y no hacen más que ayudar a liquidarla o ponerla en peor situación de la que están. Un directivo que no tenga los diferentes planos temporales de la empresa en la mente y en sus actuaciones, no suele ser una buena solución para ninguna organización.

He creado el hashtag #nwmanagement para que incluyáis o eliminéis los comportamientos o formas de ser comentados, que nos permitan definir al directivo torpe. Espero tu aportación!

@rafacera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s