¡Ponga un conflicto en su empresa!

Habrás escuchado en multitud de ocasiones que un matrimonio que no discute, delata una mala salud de esa relación. En las empresas por el condicionante humano que posee, por la dimensión social que proyecta y porque los intereses no siempre son los mismos entre personas, departamentos o colectivos, provoca que existan conflictos. Esto es una realidad que lo que me lleva a comentar es que una organización sin conflictos es una empresa en la que no funcionan las cosas, es un matrimonio con problemas.

En una compañía cuando no se generan conflictos entre partes (personas/departamentos/colectivos), puede ser por muy variopintas causas:

  • Todo va sobre rueda (poco probable)
  • El conflicto requiere de más trabajo que continuar con la practica actual
  • Desmotivación de la plantilla
  • El histórico demuestra que el conflicto no sirve para avanzar, sino para empeorar la situación
  • La organización jerárquica y de control castiga el conflicto
  • El conflicto es una preocupación que no merece la pena
  • La hipocresía, miedo o conformismo son valores muy importante s en la empresa
  • El conflicto se toma como un valor negativo en la empresa y su gestión suele fundamentarse en el castigo sobre las partes o sobre la parte perdedora en dicho conflicto
  • Los conflicto que se dan en la organización no consiguen recorrer un camino de construcción, sino de autodestrucción de la organización, por lo que se trata de evitar sobre todas las cosas
  • Muchas otras sin duda!

Todo ello nos indica que en la mayoría de los casos la ausencia de conflictos se fundamental en los resultados negativos que estos provocan más que en la posibilidades de mejora que nos puede ofrecer. Por lo tanto, el problema no es la existencia de los conflictos, sino en la capacidad para gestionarlos y que produzcan buenos resultados en las empresas.

Por lo tanto los responsables de las empresas deben aspirar a no generar un volumen de conflictos que hagan imposible la operativa y futuro de la empresa, pero sobre todo a gestionar en beneficio de esta los resultados de esos conflictos.

Estos últimos, como comentamos es difícil que no se den en las organizaciones y si no se dan pues ya vemos que es un síntoma de una enfermedad mucho más grave. Existen muchos profesionales que tratan, de todas las maneras posibles de que las diferencias, y por ende, los conflictos entre partes no se den, creen que la salud de la organización se diagnostica cuando “todo va como una balsa de aceite”. Esto, nos demuestra la experiencia, que las empresas dónde todo parece ir perfecto, oculta problemas y en ocasiones bastante graves.

No estoy defendiendo desde aquí la búsqueda de generar conflicto como función importante en el trabajo, por favor  no entenderme mal, lo que digo que la ausencia de estos debe preocuparnos, y sí, en ocasiones para alcanzar ciertos resultados debemos crear escenarios donde sin duda el conflicto es una faceta que ira en beneficio de la empresa, teniendo siempre presente que has de saber gestionarlo de forma eficiente. No inicies algo que no sepas controlar o gestionar pues lo más normal es que de ser así te hagas el harakiri, con pésimos resultados.

Al igual que en un matrimonio donde  tratemos  que sea una relación de valor para las partes, en las empresas se deben mostrar las diferencias entre personas, aportaciones diferentes, formas de enfocar los problemas, diferentes caminos para tener un mejor futuro, y eso cuando no se hace desde la libertad de las partes, desde el convencimiento de que la empresa quiere, facilita y premia que se muestren esas diferencias, no se pueden provocar los conflictos beneficiosos, esos que ayudan a mejorar en todos los planos posibles a la empresa. Todo conflicto procede de diferencias entre partes, y son estas las que enriquecen la competitividad de las organizaciones, por lo que son inevitables, son en muchas ocasiones buenas para los intereses de las empresas, que en definitiva son los que caracterizan a los conflictos beneficiosos, y para aprovecharlos son necesario una buena gestión, control de ellos, de lo que ya hablaremos otro día. Por todo ello, te animo a que pingas un conflicto en tu empresa!

 

@rafacera

5 thoughts on “¡Ponga un conflicto en su empresa!

  1. Atónito, me quedo atónito. Entendí perfectamente que no se trata de generar conflictos, pero de ahí a que sean buenos, o que su inexistencia denote un cáncer en la organización, hay un abismo. La comparación con el matrimonio me parece aún más absurda, irreal y lejos de cualquier posible comparación. Podría exponer casos personales, experiencias, para demostrar lo contrario, y si me ciño a la teoría de las organizaciones, ver el conflicto como algo positivo, es de suspenso. Una cosa es la disparidad de criterios, el debate, y otra bien distinta el conflicto, que por definición nada tiene que ver con ellos. Siento estar absolutamente en desacuerdo.

    1. Es lo que tiene Pablo, que podemos estar de acuerdo o no. Mi experiencia me lleva a mantener esa posición y créeme ha funcionado en muchas organizaciones. Gracias por tu comentario

      1. Gracias, debatir es muy sano y productivo. No dudo que te haya funcionado, yo, desde mi experiencia, prefiero tomar otros caminos. Imaginemos este escenario: nuevo trabajador, 20 semanas en la empresa, pyme de menos de 25 trabajadores; demostrada habilidad, conocimientos, universitario superior, valores y actitud positiva, jovial… Ante el inminente cambio de estatus laboral tras los sies primeros meses, recibe una clase “magistral”, en privado, de la propiedad. (Y perdona el lenguaje) “Mira chaval, eres muy valido, haces muy tu trabajo, pero te advierto, aqui menos saluditos y compañerismo, nada de ayudar, cada uno a pelear por lo suyo. Mi opinion es la unica que vale y no te quiero ver de buen rollito ni codo con codo con el resto, tu a lo tuyo y a morder”
        Fin de la cita. Esta claro que se fomenta y vive a caballo del conflicto, mas bien, guerra. Obviando las faltas de respeto, ese es el ambiente que defiendes? Seria un ejemplo de lo positivo de convivir con el permanente conflicto? Que crees que opinaran el resto de trabajadores si conocen esta directriz? Como retener talento asi?

      2. Todo cambio es fruto de conflictos, de preguntas, de opiniones encontradas, de diferencias. Si lo q preguntas es si defiendo “la guerra” en las empresas como necesaria para avanzar, obviamente no!. Defiendo exactamente lo q digo en el post

      3. Perdona Rafael, el domingo no tuve oportunidad de responderte. Te expuse el caso porque es algo a lo que me voy a tener que enfrentar hoy, esta tarde…… por eso no creo que mantener este tipo de conflictos sea positivo, no es agente de cambio positivo, sino todo lo contrario. En cambio, las diferencias, debate y opiniones distintas, sí que son agente positivo. En eso estoy de acuerdo. Gracias por el debate.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s