El cuento de la lechera

Como todos sabéis, el cuento de la lechera es aquel que tenía como moraleja que si dejas volar sin control la imaginación y tus deseos de éxito, lo más probable es que la realidad te devuelva un revés, que nada tenga que ver con lo que te gustaría que ocurriese. Pues bien, este es uno de esos “tics” que podemos encontrar entre los emprendedores que inician actividades empresariales. Que visualizan el éxito, antes que el camino que han recorrer hasta él. Y esto ¿es negativo para la nueva empresa?, pues…

Como os comento, soñar en principio no tiene  porqué ser malo para el emprendedor y su actividad, lo negativo puede resultar dejar que ese sueño maneje de forma definitiva la realidad, la deforme y haga, que nos ubiquemos en lo que nos gustaría y no en lo que realmente ocurre o puede ocurrir. Este es el aspecto negativo de cualquier sueño, cuando produce inactividad, pasividad, cuando no nos mueve a conseguir lo que se sueña, si no que tan solo lo deseamos y esperamos que se cumpla. En este caso el cuento la lechera que comentamos, es un pésimo axioma de comportamiento para un emprendedor, pues pensar que la meta se consigue con solo desearlo es un argumento pobre para tener alguna oportunidad de éxito. No quiere decir esto que para algunas experiencias emprendedoras esto no se haya dado, que seguro que si, a lo que me refiero es que en el caso de que se haya dado esta situación, es tan insignificante el número de veces que esto ha ocurrido, es tan poco probable que suceda, que no debemos ni plantearnos esperar a que el éxito nos llame, mientras esperamos en nuestro sofá, esperar a que ocurra no puede ser una alternativa.

Sin embargo también estoy convencido que el cuento de la lechera o dicho de otra manera soñar con el éxito de nuestra actividad, posee unos condicionantes muy positivos para el emprendedor, y es cuando provoca el efecto absolutamente antagónico al comentado en el párrafo anterior. Es decir, cuando ese sueño posee un componente motivador, cuando nos mueve en busca de conseguir ese éxito soñado. Entonces el cuento de la lechera se convierte en un magnifico tic, que movilizará a la persona o personas de un proyecto a hacer aquello que sea necesario para llegar a la meta. Y será un estupendo referente de qué se quiere conseguir. Incluso diría que para un emprendedor que no sueña en que consiste  su éxito, lo más probable es que realice un camino titubeante y sin criterio claro, hacia una meta que aceptara simplemente. Y esto no tiene porqué ser necesariamente malo, pero si menos apasionante de lo esperado. Cuando el éxito te lo encuentras en lo que haces y no lo habías soñado, tiene un sabor mucho menos gratificante. O también puede ocurrir en ocasiones, que todo tu entorno considere que con tu actividad, con  tu empresa, has logrado el éxito y  puede ser que ese no se corresponda con lo que para ti significa el éxito, no se ajusta a lo esperado. Soñar lo que quieres, supone establecer la meta donde llegar y en que consiste esa meta, una vez allí, a lo mejor no tiene el mismo impacto que cuando lo soñaste, pero al menos sabias hacia donde te dirigías. Seguir este sueño te proporcionará un congruencia en tus actos y comportamientos empresariales que te ayudaran mucho a la hora de generar tu marca, tu reputación y a la hora de ganar un posicionamiento entre clientes, comunidad y trabajadores.

Parece claro, como casi todo en esta vida, que el cuento de la lechera tiene dos aristas completamente diferentes, según quien lo aplique, según quién lo sueñe, puede ser el efecto narcotizante que te impida dirigirte hacia lo que te gustaría, y pensar que solo hay que esperar a que llegue sin más, o por el contrario puede ser la manera de visualizar donde quieres llegar, aunque después la realidad moldee esos deseos.

Como creo que este mundo, y en el de la empresa mucho más, el componente fundamental para el éxito es la ilusión, interpreto que siempre que sea esa ilusión dinamizadora  el resultado obtenido por los emprendedores a la hora de aplicar ese cuento de la lechera, es absolutamente positivo para el proyecto.

En muchas de mi sesiones con emprendedores, siempre les pregunto lo mismo, ¿cómo piensas (sueñas) que sería aceptar por tu parte que has tenido éxito con tu empresa?, a partir de  la respuesta que me dé, entiendo perfectamente que modelo de empresa ha de poner en marcha, una, que sin duda tenga impacto en el mercado, pero sobretodo un modelo de empresa que se corresponda con lo que el emprendedor/a acepta, interioriza como empresa de éxito, en la que se va a encontrar cómodo/a. Cuando alguien  no sabe muy bien que desearía conseguir, siempre me inclino, en un primer momento, por definir estos casos como proyectos de corto recorrido, y que la inquietud de esta persona/as por emprender pretende atender una necesidad diferente a la de generar un proyecto de manera competitiva y sostenible en el tiempo. Es por ello, que muchas veces les obligo a que tras reflexionar en sus casas, me indiquen como sería para ellos/as alcanzar el éxito en sus empresas, según me establezcan el escenario del éxito, sé qué tipo de emprendedor son y qué tipos de empresas pueden encajar con sus deseos.

El cuento de la lechera, al menos para mí a nivel profesional, es una magnifica herramienta proyectiva para los emprendedores y que recomiendo se utilice en el trabajo con ellos, pues supone soñar lo que le gustaría alcanzar, y ese es un primer paso para iniciar el camino, luego es cierto que los sueños van variando, bueno, al igual que las empresas y los propios emprendedores, pero siempre tiene la capacidad de guía para seguir un recorrido y modificar este, según les marque el sueño. Es el cuento de la lechera y puede ser muy útil!

@rafacera

3 thoughts on “El cuento de la lechera

    1. Si lees atentamente el post encontraras muchas de ellas, pero en definitiva los fallos suelen ser cuando no se toman decisiones en relación a lo que de verdad pasa en tu empresa y si en lo que te gustaría que pasara. Es la realidad y la objetividad la que mas éxitos da. Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s