¿Conciliar la vida familiar y el trabajo?, venga ya…

Seria magnifico que en los tiempos en los que vivimos, con la situación laboral que padecemos y con las exigencias que se nos imponen, pudiéramos dedicar más tiempo a nuestra familia, a nuestro ocio, pero según los últimos estudios, esto cada vez es menos frecuente. La estructura y hábitos sociales se alejan de esta premisa, así como la preocupación por el empleo y la necesidad de lograr los objetivos profesionales, hacen cada día más complicado que se pueda conciliar esas dos vidas tan importantes para cualquier ser humano, la personal y la laboral. Los que me seguís a través de mis palabras y/o de mis trabajos, sabéis, que una de mis mayores obsesiones en el camino por el éxito es conseguir el equilibrio adecuado entre intereses contrapuestos en las organizaciones, por lo que paso a comentaros como veo este tema…

Créeme, no es un tema  menor esto de la conciliación, y aunque pueda parecer que para la empresa puede ser un algo muy positivo eso de  que cada vez dediquemos más tiempo y más energía a nuestro puesto de trabajo, podemos constatar por estudios, que en muchas compañías donde la conciliación es nula o poco eficiente, está provocando unos efectos muy negativo para sus intenciones y resultados. Quiero decir con esto que no se trata solo de un tema donde existe un perjudicado (el trabajador) y un beneficiado, la empresa. Se comprueba que transcurrido un periodo de tiempo,  los efectos tan negativos de no conciliar convenientemente ambos mundos, provoca problemas y muy graves, para la organización y para el empleado.

Todos conocéis eso que dicen de que debemos trabajar para vivir y no vivir para trabajar, pero al parecer  es un saber popular que esconde mucho más conocimiento de lo que en principio aparenta. Desde el punto de vista psicológico la no adecuada conciliación entre vida familiar y profesional provoca efectos que muchos de vosotros conoceréis, bien por experiencia, bien porque lo visteis en compañero/as de trabajo. El ser humano es un animal social y por ende, recortar en demasía el tiempo para  la socialización familiar (que jerárquicamente está entre nuestras prioridades en cuanto a necesidades), nunca suele dar buenos resultados. De ahí que sea frecuente el número de roturas de parejas, de problemas con los hijos, el alejamiento de amigos, el aislamiento social en pos del trabajo, en fin multitud de efectos y consecuencias de indudable peligro para la integridad física y psicológica del trabajador. Pero como comentamos, no debemos olvidarnos de las consecuencias que esto posee para la organización, y es que puede en una primera lectura (muy superficial por cierto), pensar que la empresa conseguirá con esa mayor dedicación del empleado  un aumento en el esfuerzo, mayor  tiempo de dedicación y que por ende una mayor probabilidad de consecución en los objetivos. Insisto, no siempre son estos los efectos producidos por dedicar demasiadas horas al trabajo, si se aprecian que surgen otros síntomas, como por ejemplo, que aunque aumentan las horas dedicadas al trabajo, no mejora la eficiencia, que los niveles de creatividad se reducen, que la productividad logra niveles inferiores a lo que cabría esperar, la empresa se “entristece”, los climas laborales de las empresas afectadas por ese desequilibrio conciliador, por esa excesiva dedicación, adoptan comportamientos muy ciclotímicos, la organización se vuelve más cerrada y centrada en si misma, el nivel de conflictos negativos aumentan, aumenta el problema para funcionar como grupos, aumentando el individualismo, la organización abandona “emociones organizativas” adecuadas que influyen en las actitudes de los propios trabajadores y no precisamente para bien. En definitiva que la no conciliación adecuada, no es positiva ni para el trabajador ni para la empresa por los resultados que provoca.

Por otro lado decir que este tema de la necesidad de conciliar trabajo y familia, suele ser un tema muy recurrente de sindicatos, empresarios, trabajadores y agentes sociales. La verdad es que es un poco, salvando las diferencias, como la responsabilidad social corporativa, todo el mundo la ve conveniente, pero pocos lo que realizan acciones y planes serios para su desarrollo y puesta en marcha, para convertir esa “cualidad organizacional” en ADN de la empresa. Por supuesto, estos temas de conciliación o RSC,  nos lo podemos plantear cuando todo vaya rodado, en tiempos de crisis estos son temas menores y prescindibles, los primeros que se abandonan.

Por otro lado, sin duda,  el componente cultural también es importante para tratar la conciliación familiar y laboral. Existen culturas como la japonesa que tiene absolutamente integrada entre sus prioridades y valores colectivos, el trabajo (o mejor dicho la dedicación abusiva a este), lo cual provoca unas personas con comportamientos, hábitos diferentes, relaciones familiares diferentes, con valores diferentes, en definitiva una sociedad diferente y no comparable a la nuestra. Y esto no quiere decir que  sean mejor cultura que nosotros, ni peor, pues sinceramente creo, como digo, que no son comparables las características de las culturas. De hecho, todos los esfuerzos que se hacen por realizar acciones o utilizar herramientas empresariales o personales de otras culturas, en la mayoría de los casos ha sido el fracasos lo obtenido por resultado. Si recuerdas el intento de japonización en los años 80 de occidente y la obsesión por importar técnicas japonesas de producción , de management, de comercialización, de negociación, etc., todo concluyó en muchos casos en poco más que unos cuantos de best sellers y un número de conferencias importante, pero poco mas. No quiero que pienses con esta reflexión, que creo que importar técnicas no tiene por qué ser algo beneficioso para las empresas, solo que estas hay que tener la capacidad de adaptarlas a la cultura receptora, de no ser así, humo, tan solo humo. Por lo tanto, la cultura define las necesidades y las prioridades de los individuos, y es que somos como somos, y  para nosotros la conciliación adecuada es un factor más determinante en nuestra competitividad en nuestras organizaciones que para otras culturas, por los efectos que provoca,  por sentido familiar, por valores, por ADN social.

Es un reto para nuestro tejido empresarial y para nuestros empleados, definir un camino en esto de la conciliación, será necesario trazar estrategias y acciones que permitan una mayor y mejor forma de relación de los mundos del trabajo y la familia, que favorezcan la conciliación familiar y laboral. Conseguir esto será beneficioso para todos en general, trabajar de forma seria y decidida en este aspecto para ser más competitivos. No es menos cierto que no todos los colectivos lo tienen igual de fácil para acceder a esa conciliación, pues no me quiero olvidarme de los tan denostados autónomos, colectivo para lo que esto de la conciliación, les puede sonar a utopía, pues no se legisla de forma adecuada a las necesidades de estos trabajadores.

En mi opinión no se trata de  una cuestión de benevolencia por parte de la empresas, ajustar la compatibilidad de los mundos del trabajador, sino de un rasgo que puede dotar de mayor competitividad a la misma. Alguno de vosotros/as tras leer este post me dirá o pensará, si eso está muy bien, pero ahora con esta crisis que padece mi empresa, debo pensar en otras cosas, con lo que  está diciendo, conciliación, venga ya!

 

@rafacera

One thought on “¿Conciliar la vida familiar y el trabajo?, venga ya…

  1. Estoy totalmente contigo. Desgraciadamente el empresario español parece preferir la cultura del presentismo y lo cuantitativo a lo cualitativo. Cuando además los trabajadores ven que él sí que tiene una jornada flexible, además de sueldos en ocasiones altos mientras ellos obtienen uno de subsistencia, la motivación por el trabajo se vuelve cero y su esfuerzo se vuelca en encontrar otro empleo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s