Sigan despreocupándose, sigan…

Encantado de estar de nuevo en contacto con todos vosotros/as  que me seguís. En esta nueva temporada, me gustaría que tratáramos un tema que en muchos de mis posts están implícitos o completamente explícito, pero que desgraciamente sigue siendo noticia en nuestro tejido empresarial de manera más habitual de lo recomendable.  Hablamos de las personas en la organización y su gestión.

Hace pocos días leía una noticia sobre un estudio que denunciaba que nuestras empresas son las que menos se preocupan por el stress de sus trabajadores. Esto, que en principio puede parecer una dejadez marcada por los tiempos revueltos y de crisis que viven las empresas y trabajadores,  sin duda creo que es uno de los síntomas, de una enfermedad de gran calado en nuestra incapacidad manifiesta en ocasiones para poder competir en los mercados. Es mi  percepción de que las personas en las organizaciones, que los empleados, todos/as los/as empleados/as, no se gestionan de forma adecuada, es mi certeza de que en un grado generalizado de nuestro tejido empresarial, las personas empleadas no se les concede el cariz estratégico que deben tener los recursos humanos en las organizaciones.

En cuanto a esto te comentaré,  que siempre he estado en la posición de que ninguna empresa del mundo es competitiva de manera sostenible en el tiempo y en el mismo mercado sin poseer unos recursos humanos competitivos, cuidados, potenciados, desarrollados, bien gestionados. Dicho de otra manera, estoy absolutamente convencido de que la gran mayoría de los éxitos y de los fracasos de las empresas no radican en ningún ámbito de la empresa sin que tenga una causalidad humana directa, primordial, estratégica, fundamental de las personas de la organización.

Haciendo una revisión de aquellos tejidos empresariales que poseen mayor capacidad de competitividad, en estos  siempre se aprecian gran respeto y fijación  por gestionar de manera adecuada a sus trabajadores. Eso incluye organizarlos de manera eficiente, otorgarles proyectos de vida solventes, provocar la implicación de estos en el proyecto, la preocupación por que se sientan parte de la ilusión, captando el talento y gestionándolo de forma adecuada, etc., es decir, preocupándose por su bienestar y felicidad, no por un mal entendido paternalismo sino porque las personas devuelven ese trato y ambiente laboral con mayor productividad, creatividad, competitividad. Insisto en que esto no debe significar que las empresas se han de convertir en “padres” de sus trabajadores, ni mucho menos, sino que el trabajo de la organización ha de ser la de conquistar la voluntad de los trabajadores en pos de los objetivos de la organización y para ello, hay que darles el sitio de influencia que poseen las personas dentro de la empresa, la dedicación y el apoyo que se merecen, pero eso nunca se conseguirá sin la convicción absoluta de alta dirección y de la propiedad de la compañía en dicha necesidad, mientras se sigan obteniendo datos sobre la despreocupación por la salud de los trabajadores que os comento.

Siguiendo con la noticia,  ¿no os parece significativo que las empresas Españolas de manera generalizada no les preocupen efectos que se relacionan directamente con el rendimiento y la productividad, como es el estrés?. En este caso mi nueva pregunta es ¿cómo esperan esas empresas lograr los objetivos que persiguen si no tratan una disfunción de la dimensión del estrés?, pero además cuando se queja  tanto la dirección de la falta de productividad. El estrés, en la actualidad, es caldo de cultivo de fácil adquisición por parte de los trabajadores, ya que no se dan la mejores condiciones laborales, los objetivos no se negocian se imponen, la situación es inestable, los climas laborales podrían ser más agradables en muchos casos, las oportunidades laborales se reducen día a día, todo vale por el resultado y es lo único que se mide para la permanencia o subsistencia en la empresa,  los sueldos bajan, en fin que lo raro es que los trabajadores no padezcan estrés, y sin embargo a las empresas, a la dirección de las empresas no les preocupa este hecho!!!!, no se platean como estrictamente obligatorio mantener los niveles adecuado de estrés!!!!. Seguramente estas misma direcciones después gritaran lo mal que están las cosas, lo poco productivos de sus empleados,  como no se alcanzas los objetivos, como todo se ha vuelto mucho mas difícil para conseguir antiguos resultados…, mi pregunta es ¿qué esperan obtener cuando la despreocupación es la respuesta a un problema que incide directamente en los resultados?, solo fracaso, es obvio.

Estoy convencido de que es ahora precisamente, aunque pueda parecer  paradójico, cuando es más fácil fidelizar la plantilla, adquirir el talento a un precio competitivo, cuando es más fácil la implicación de los empleados, cuando se pueden diseñar plantillas muy competitivas, es ahora cuando es más posible salir de la crisis gracias a una política adecuada de recursos humanos, gracias a los trabajadores y de sus capacidades y competencias,  pues aún muchas empresas optan por aprovechar para recudir costes laborales a costa de inadecuados salarios para esos trabajadores, optan por selecciones de empleados menos capacitados, menos trabajadores, por renunciar a la experiencia, más estresados, fomentando acciones mal diseñadas de competencia entre trabajadores persiguiendo rendimiento, pero que lo único que logran es crear climas laborales más insanos y conflictivos por lo que el resultado es justo el antagónico, optan por empleados menos productivos y con menos talento a sabiendas  por su menor coste. No creo que sean estas medias y políticas el camino hacia el éxito o al menos para reflotar nuestra maltrecha situación, pero no porque lo diga yo, sino porque ahí están nuestros resultados y nuestra competitividad, y la evolución de nuestros logros en estas materias…

Me gustaría concluir diciendo que efectivamente esta noticia no es más que la constatación, como os comento, de un síntoma que delata una de las enfermedades más importante que no nos deja crecer convenientemente, una muestra de que estamos a años luz, en muchas de nuestras empresas, de una adecuado tratamiento y gestión de las personas en nuestras organizaciones. Pues bien, si las empresas quieren ser competitivas pueden hacer lo que quieran, reducir costes, devaluar la moneda, buscar nuevos mercados, automatizar  los sistemas de producción, lo que quieran, que nunca será suficiente para mantener esa competitividad mientras que no tengan las personas adecuadas y estas las condiciones idóneas. De continuar por esta senda seguiremos perteneciendo a los tejidos empresariales de segunda, seguiremos siendo una “plantilla” de segunda para competir en primera división por talento y “jugadores”. Gran parte de la posibilidad para ser competitivos radica en las personas y en la forma de cómo gestionemos su satisfacción, en como seamos capaces de  poner a estos trabajadores al servicio del proyecto, este es el recursos clave para nuestros intereses, el resto… recursos subordinados. Sigan despreocupándose de sus trabajadores y sus condiciones laborales, psicológicas, pero no pretenda el éxito empresarial, eso es cosa de personas.

@rafacera  

2 thoughts on “Sigan despreocupándose, sigan…

  1. No es un problema al menos para mi que insistan directa o tangencialmente en este tema.

    El dato es la documentacion de la pobreza que en la gestión de personas se hace en distintas organizaciones, Digo organizaciones y no empresas porque creo que esta competencia de liderazgo impacta en distintos sectores de todo el país.

    Si el cuidado, la conciliación, la formación y el desarrollo de las personas estuviese integrado en la conciencia politica y social, las empresas serian un reflejo de esto. No esta.

    Solo queda que las personas que tenemos esta conciencia trabajemos para influir todo lo que podamos en este área.

    Siento la inmodestia pero siendo director de ventas mucho tiempo, las ventas me han importando un pimiento vs las personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s