Para marca personal… la del pequeño Nicolás!

Supongo que si vives en España no serás ajeno en estos días, al revuelo que se ha levantado con la presencia masiva en medios de comunicación, de la figura del que para unos es un héroe y para otros es un villano, te hablo del pequeño Nicolás.

Si no conoces el tema que te estoy comentando, en definitiva estamos hablando de la figura de un chaval de 20 años que ha sido capaz de a través de networking, conocer y codearse con gente de cierta relevancia social en este país. El insiste que estas personalidades del mundo de la empresa, del mundo de la política, del mundo del poder, lo “utilizaban” para determinadas misiones de importancia y de carácter nacional e incluso estratégico. Esto es lo que se está debatiendo a nivel público en estos días, si esto es cierto, o no. A mí, particularmente es lo que menos me importa, y serán los estamentos como la justicia y medios, quienes decidan la veracidad de sus palabras o la de sus contrarios, o que muestren otra verdad que aún no conocemos.

Lo que realmente me llama la atención es el poder del networking en particular y como, con la posibilidad de crearte o proyectar una imagen personal de interés para tus contactos, puede proporcionarte resultados muy interesantes para tus inquietudes profesionales o económicas. Y es que lo que si esta absolutamente probado es que este chico sí tiene el talento suficiente como para rentabilizar las fotos con famosos, y que tiene ciertas dotes para asistir a eventos de relevancia y mediáticos. Mientras otros se preguntan ¿esto es porque tiene gente en el poder que lo invitaban a esos eventos, o simplemente se colaba?, insisto, a mí me da igual, lo realmente importante es que tiene talento para crearse una marca personal de indudable interés para determinados círculos o colectivos de este país. Y esto me preocupa. Todo en esta vida se puede utilizar de forma aceptable socialmente, o no.

Si quieres conocer mi opinión con respecto al personaje, el pequeño Nicolás como le llaman, aunque él quiere que se le llame Fran (la marca no podía tener todos los efectos deseados) no es una figura de mi total agrado, no por nada en especial, sino por que percibo ciertos síntomas, que delatan cosas no excesivamente deseables para un joven de nuestro país, de los que pueden aportar cosas interesantes, aunque debo reconocer que tiene cierto talento para las relaciones y por ende, para conseguir ciertas cosas. Después cuando conoces sus respuestas en entrevistas y sus “salidas” a preguntas incómodas, compruebas que solo tiene talento para eso de las relaciones públicas, que no es poco en esta vida, pero no tiene una capacidad importante de saber decir y saber contar solo lo que debe contar, su comportamiento no verbal delata las incongruencias de sus palabras, por lo que el chico puede que sea  un buen relaciones públicas y poco más.

Lo que sorprende es la relevancia que ha tomado su caso, que haya podido alcanzar manejarse en el nivel de relaciones que se le supone, sin pertenecer al entorno de estos contactos, que haya podido entrar de forma más o menos importante en estos círculos con tantas barreras para su acceso. La explicación de cómo lo ha conseguido será probablemente un poco de todo, aparentar cosas que no son, un poco “vestir” la realidad de forma adecuada que no real, utilizar  la mentira en algunos casos y a ello seguro que se la habrá sumado la necesidad de algún cargo o carguillo, que habrá visto la posibilidad de utilizar en función a su propio beneficio a este chico, será un poco de todo esto que os comento. Si creo que habrá tenido que estar a disposición de lo que los contactos le demandaban, quizás no a los altos cometidos como los que comenta, pero si a otros de menor importancia, para poder seguir vinculado a esos colectivos y con esos contactos. Es un síntoma ciertamente relevante el hecho de que ahora todos ellos, rechazan admitir que lo conocen, lo cual no deja de ser raro, ¿no te parece?, cuando hay evidencias que indican lo contrario. Créeme en toda verdad hay parte de mentira y viceversa, por lo que iremos viendo en que termina todos esto.  Con la intención de aportar un poco de luz sobre la verdad o no, de lo que cuenta Nicolás, solo habría que determinar de dónde le vienen los fondos que maneja o manejaba.

Me gusta extraer conclusiones de todo  aquello que pasa a mí alrededor, y sin duda este es un caso que ya se ha dado en muchas ocasiones, y es que los medios proyectan hasta el infinito la figura de alguien que puede que no lo merezca, y quizás, ese sea el poder que la prensa no controla, el de endiosar, popularizar o viralizar la marca personal de personas que no lo merecen por méritos, por competencias, por interés para la sociedad. Esto tiene como causa que muchos piensen que una marca personal en concreto, o el marketing en general, solo necesita de notoriedad, de esa viralidad para alcanzar el éxito, nada de contenido ni de verdad, solo apariencia y notoriedad. Grosso error!. Son muchos los “pufos”  que tienen demasiada relevancia e importancia, hay algunos que incluso sirven de modelos para muchas personas y que por tanto poseen un efecto absolutamente nocivo para la comunidad.

Cuando hablo y transmito  la necesidad para profesionales de crear, potenciar y divulgar una marca personal adecuada, me refiero siempre en términos de que esta posea un contenido real, un Brand essense basada características de interés, que posea unos valores adecuados, unas competencias que se alineen con el progreso, con la mejora de la sociedad, con la capacidad de que esa marca pueda desarrollar de forma eficiente responsabilidades,  puestos de trabajos o misiones que merezcan la pena.

No sé en que quedará lo de este chico, no sé si será verdad lo que comenta o no, no sé si los nombrados por él, llevan razón o no, lo cierto es que ya tiene sus “15 minutos” de gloria, lo ha conseguido, la viralidad ha sido una consecuencia y que todo el mundo habla del pequeño Nicolás. Ha conseguido un aspecto importante para una marca personal, ser conocido, lo que me queda más duda es que ahora, sea valorada positivamente esa marca, que al final es el propósito ultimo del personal branding para un impacto adecuado.

Tuitee hace algunos días: “espero, por la marca España, por la imagen de mi país, que todo lo que cuenta Fran sea mentira, pues como sea rotunda o parcialmente verdad, mejor renunciamos a que nos tomen en serio”. Es lo que tiene el impacto de una marca personal, para lo bueno y para lo malo.

PD Perdón por el pareado del titulo, pero me parecía inevitable!. Buen día a todos/as

@rafacera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s