Engagement corporativo: Implicación y compromiso, deseado

El engagement es un concepto que procede del mundo del marketing on line. Se trata del nivel de interacción y compromiso de los clientes con la marca.  Es una KPI de mucho interés en el control por ver la fuerza de nuestro branding, de la capacidad de “conquista” de nuestra marca. Sin embargo si extrapolamos el concepto al ámbito corporativo, a la empresa y en el sentido de los trabajadores, creo que podemos aplicar muchos fundamentos del ámbito comercial o de marketing en el corporativo en beneficio del rendimiento empresarial, o ¿es que creías que eran escenarios diferentes?

El engagement corporativo es desde mi perspectiva la necesidad que tiene cualquier organización por conseguir que su cliente interno, sus trabajadores, alcancen un grado de compromiso, de implicación con la empresa que le permita a esta, ganar competitividad. Sí de nuevo aparece la lucha por la competitividad de la cual  ya hemos hablado en multitud de ocasiones (en realidad, el fin de todos los contenidos que comparto con vosotros tiene ese fin y no otro), pero ¿no es cierto que al final el juego empresarial y económico no persigue otra cosa más que ganar la guerra de los mercados y obtener buenos resultados  a diferentes niveles y para diferentes colectivos de la empresa?. Por tanto se antoja como definitivo para este fin el compromiso de los trabajadores con los objetivos de la empresa a través de sus políticas y estrategias.

No es fácil conseguir que un trabajador se implique en los retos de la organización y la causa pueden ser muy diversas, desde la falta de ilusión por parte del trabajador a la inconveniente relación entre empresa-trabajador. Sea como fuere, ha de ser objetivo último de la organización atender las necesidades del empleado, en toda su variedad, con el único propósito de ganarse esa implicación y compromiso, que se traducirá en organizaciones más eficientes y con mejores resultados.

Lo que si os recomiendo, si queréis aumentar  el nivel de engagement de vuestros trabajadores, es que todas las políticas y estrategias que se diseñen tienen que tener como objetivo aumentar dicho engagement. Quiero decir, se ha de tener presente las necesidades de los empleados, pero no solo desde perspectivas miopes o reduccionistas como si es cuestión de pagar más o menos dinero, sino que de igual forma que desde el marketing nos obsesionamos por las necesidades de los clientes externos, tener una visión mucho más profunda de las necesidades de nuestros empleados. Se traduce, por ejemplo, en trazar políticas retributivas acordes al nivel de implicación, en este sentido debemos dejar claro que pagamos por la implicación y compromiso del trabajador y los factores que esto determina, no por las horas que emplee en el desarrollo de sus tareas y funciones, establecer ascensos en el mismos sentido, promover políticas que piensen en el bienestar del trabajador siempre que este reporte un compromiso para la empresa, en definitiva supone un cambio de mirar hacia los recursos humano como se hace aun, desgraciadamente, en muchas compañías, por una perspectiva más orientada a la implicación. Una vez se acepte esta filosofía y estrategia corporativa, la empresa ha de tener un recurso clave para que los resultados se hagan evidente y se muestre los efectos positivos de esta otra forma de ver los rrhh, el desarrollo de programas de captación, retención y desarrollo del TALENTO ORIENTADO DE SUS PROFESIONALES.

Son síntomas claros de organizaciones que no poseen el nivel de engagement corporativo adecuado, la falta de motivación en sus trabajadores, malos resultados, demasiadas horas extras, falta de procesos de cambios, ausencia de innovación en las áreas, descontento de la plantilla, baja productividad, alto nivel de absentismos, alta rotación de trabajadores, en definitiva el síntoma más claro que te permite pensar que una empresa debe abordar de otra forma su relación con el engagement corporativo es la falta de competitividad, es en ella donde visualizamos  los efectos de esta deficiencia.

Depende de los responsables de las empresas tener políticas de engagement corporativo que les permita tener opciones de conseguir los resultados previstos, pues como es obvio, quiero que mis empleados se comprometan con el proyecto empresarial y necesito de toda su implicación para obtener lo mejor de todos/as ellos/as en cuanto a sus competencias profesionales y con la esperanza de que eso se traduzca en el logro de los objetivos.

Pero cuando es realmente productivo el engagement corporativo es cuando no solo son políticas de empresas la que lo impulsan, sino cuando este concepto forma parte del ADN de la empresa, de los valores de la organización, cuando la empresa solo interpreta que es el camino para alcanzar las metas que nos proponemos, cuando la alta dirección no pone en duda esta necesidad.

El engagement corporativo es el compromiso tácito e innegociable de la empresa con sus trabajadores para obtener la máxima implicación de estos en el proyecto. La organización desea obtener lo mejor de sus empleados y sabe que para conseguirlo, debe atender todas sus necesidades para lograr ese compromiso, establecer una relación gana-gana entre empresa y trabajador. No hay mucho más secreto.

@rafacera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s