La soledad del líder

Es habitual escuchar entre líderes empresariales o políticos o de cualquier otro ámbito, que tienen un gran sentimiento de soledad en determinados momentos en el ejercicio de sus responsabilidades. Es  la soledad del líder. Esto denota o implica ciertas circunstancias que me gustaría comentar, cuando se produce. El líder se siente solo.

Es la decisión una de las funciones determinantes en el éxito de cualquier ámbito,  por ende, la persona responsable de la toma de estas decisiones en momentos determinados se queda solo ante la disyuntiva de cual tomar y cómo afectará dicha decisión al transcurso del proyecto. Bien saben los que viven de tomar decisiones, o mejor dicho de tomar las mejores decisiones posibles, que esta función no siempre es agradecida pues en ocasiones se han de tomar decisiones que no son las que más gustan, las más justas, las más agradables de tomar, pero sin embargo, son las necesarias para obtener los objetivos establecidos, las que pueden hacer que el proyecto alcance sus metas. Los que desarrollan sus actividades profesionales en esos hábitats, me reconocerán, que esos son los momentos donde más solos/as se puede sentir el líder, pues cuando todo el mundo mira la decisión como algo inadecuado y con cierta limitación de desconocimiento ante todas las variables que entran en juego en esa toma de decisión, el líder ha de mirar por el éxito del proyecto. Esa soledad es inevitable en la mayoría de los casos.

Sin embargo existen otros momentos donde el líder se siente solo/a, cuando percibe que su equipo no le sigue, que tiene que luchar contra todo de manera individual, cuando entiende que su liderazgo es lo único que le queda por lo que le respeta el equipo, cuando percibe que el liderazgo se esfuma y solo queda autoridad. Esta soledad es otra, y aunque el síntoma es parecido al anterior descrito, la enfermedad es otra muy diferente y con causas que deberíamos ubicar en otros lugares. Cuando se llega a esta soledad, la principal causa que la define por una razón u otra, es la incapacidad del líder para hacer bien su trabajo. Perder la voluntad ganada del equipo, la confianza de este, la autoridad que el liderazgo proporciona, para pasar a una autoridad tan solo jerárquica, es muestra inequívoca de que no has ejercido, con ese equipo, el liderazgo efectivo que requería. Cuáles son las causas más habituales por las que el líder llegar a sentir esa soledad, cuales son las razones más habituales de liderazgo mal ejercido:

  • Cambios unilaterales de criterios por parte del líder
  • No establecer buenos comportamientos de modelaje
  • Incluir criterios personales por encima de los grupales
  • Desatender el proyecto
  • Desentender las necesidades del equipo
  • Dejar crecer demasiado el ego del líder
  • No fomentar un espíritu de equipo adecuado
  • No ver un equipo, sino un grupo de trabajo
  • Perder la línea consensuada a seguir
  • No consensuar determinadas cuestiones de carácter estratégico para el funcionamiento del equipo
  • Eludir responsabilidades propias del líder
  • No dar la cara por el equipo
  • No saber delegar y hacer crecer al equipo persona a persona
  • No hacer de cada persona un mejor profesional
  • No creer en lo que se hace
  • No mostrar cierta dosis de humanidad en su relación con el equipo
  • Buscar respuestas estandarizadas ante problemas diversos
  • No Reconocer el trabajo bien hecho, dar oportunidades ante el error
  • No reconocerse como el líder
  • Establecer los parámetros de valoración de forma que todos los conozcan, lo sigan
  • Tratar a cada miembro del equipo como alguien diferente, y al equipo como un todo con las mismas reglas
  • No mostrar al equipo que la única diferencia entre el líder y resto del equipo consiste en que posee responsabilidades diferentes,

Son muchas las causas por las que alguien que lidera un equipo de trabajo o un proyecto puede no estar a la altura en ese liderazgo. Esto puede tener múltiples causas, así como muy diferentes consecuencias, pero sin duda una de ellas será la sensación (o realidad)  en algún momento de sentirse solo, aislado, desarraigado del equipo. De producirse puede hacer caer cualquier proyecto, conseguir el fracaso. Sin duda para remontar esa situación lo primero que habremos de hacer es diagnosticar la causa de esa soledad, pues el tratamiento será muy diferente de donde proceda el síntoma. Y es que no es lo mismo el líder que admite la soledad que su responsabilidad a veces impone, a la que se gana por su ineptitud a la hora de aplicar su liderazgo. El líder está solo, que le pasará al líder!

@rafacera

hechos

VOTAME!, si crees que tengo TALENTO para las organizaciones y las personas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s