¿Podemos abordar con éxito un cambio de modelo económico en España?

Soy de los convencidos de que en España se necesita sentar las bases de una evolución en nuestro modelo económico en muchos aspectos. Estoy convencido que España posee talento, recursos y know how suficientes para emprender la emigración hacia un modelo económico basado en la innovación, en la mejora y creación de ventajas competitivas en nuestros productos y servicios, así como habremos de explotar oportunidades en otros sectores de actividad, que garanticen una mayor estabilidad, sostenibilidad y calidad social. Esto es fácil de decir y de opinar, pero hay verdaderos impedimentos para esa evolución hacia otro modelo económico.

Son muchas y muy variadas las barreras que impiden un verdadero cambio de modelo económico, así el desconocimiento de formas de competir en nuevos sectores, coste político de la evolución o el proceso, dejar sectores tradicionales a su suerte con menores ayudas que las actuales, el tiempo y recursos a dedicar, en fin muchos, pero se me antoja que donde podríamos encontrar más dificultad para esa migración a nuevos modelos económicos son mucho de los modelos empresariales que imperan en España.

La cultura empresarial que poseemos, sobre todo en determinados segmentos empresariales como PYMES y micropymes (90% del tejido empresarial español), no es la adecuada para abordar nuevos retos económicos, la forma de entender el funcionamiento, objetivos y misiones de nuestras organizaciones en mucho casos, no son los adecuado para emprender ese cambio de modelo económico en otros sectores, a luchar con otras reglas de juego con los mismo recursos culturales que ahora poseen muchas empresas.

Siempre me leéis, que mi misión como profesional es dotar de competitividad a las empresas y a sus recursos humanos, esta competitividad o mejor dicho los requerimientos y requisitos que nos demanda ese nuevo modelo económico que ansiamos y que creo es necesario, marca o exige nuevas condiciones de competitividad, nuevas formas de entender la empresa para poder ser competitivos o competir de otra forma. Mientras que en los modelos económicos actuales estamos intentando ser competitivos a través de precio, en la mayoría de casos (generalizar no es muy bueno pero…), en otros sectores que nos podrían interesar entrar o explotar, el precio siendo importante,  pasa a un segundo plano, pero sin embargo exigen mayor eficiencia, mejores recursos humanos, mejor reparto de riqueza, mejores fórmulas de inversión, exigen potentes alianzas, exigen competir por otros valores, factores diferentes a los que la mayoría de nuestras empresas están acostumbradas. Es por ello que opino que siendo prioritario esa búsqueda de nuevos modelos económicos, para ello previamente debe existir una preparación del sector empresarial para abordar esos nuevos retos y formas de competir. En la actualidad, francamente, creo que no son muchas empresas que están en disposición de dar el salto a nuevos modelos económicos y las nuevas exigencias que este propone. Para ello vemos que somos más competitivos cuando existen circunstancias externas que reducen el coste, cuando baja el petróleo, cuando pierde valor el euro, cuando los costes laborales se reducen, en definitiva nuestro modelo económico nos da oportunidades, cuando reducimos costes y podemos ofrecer un mejor precio. Excesivamente arriesgado esta forma de competir, pues como te he comentado en alguna ocasión, a costes hay otros más preparados que nosotros y es un modelo muy inestable. Toda reducción de costes que no provenga de procesos de eficiencia de la propia organización, nos beneficiará muy puntualmente, pero no podremos aspirar a sostener esa competitividad en periodos largos de tiempo.

Se debe decidir que tipo de empresas queremos ser, que tipo de sector empresarial queremos mostrar al mundo y de qué forma han de funcionar esas empresas, que nuevas misiones, objetivos, valores han de soportar.

Queda mucho camino por recorrer y desde muy diferentes ámbitos desde donde se deben provocar ese cambio, que yo entiendo como previo a buscar o evolucionar hacia nuevos modelos económicos. Las asociaciones empresariales deben decidir qué tipo de empresas y empresarios/as desean fomentar, la legislación se debe dirigir a ese aumento y nuevos conceptos empresariales, los sindicatos se deben unir para dar sentido a los nuevos retos, la comunidad tiene que exigir nuevos valores en las empresas, en definitiva son muchos y diversos los colectivos que deben propiciar esa evolución en nuestro modelo empresarial, sin el cual no creo tengamos muchas posibilidades de éxito. Igual el cambio de modelo no es tan solo buscar oportunidades en otros sectores de actividad, sino cambiar el target o público objetivo al que ahora no dirigimos en turismo, gastronomía, ropa, o sectores de peso en España. Al final incluso ese cambio de tipo de cliente también provoca la necesidad de otros valores en las empresas, de otros tipos de empresas.

De todas formas, para que podamos culminar un cambio de modelo económico de forma exitosa, creo que necesitamos un cambio de modelo empresarial que permita explotar adecuadamente las oportunidades que brinda el nuevo modelo económico. Todo cambio de objetivo exige una reformulación/adecuación de los recursos, valores, estrategias y forma de mirar.

@rafacera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s