El tiempo en la empresa

A final, solo somos tiempo. En el mundo empresarial, este recurso, es igualmente decisivo para cualquier cometido que abordemos desde la organización. Es una misión antigua, la necesidad de gestionarlo adecuadamente, pero en mi opinión tiene otros matices de igual o mayor importancia y relevancia que su gestión, para la buena marcha de la empresa. El tiempo en la empresa.

Es una pregunta absolutamente necesaria en cualquier organización y donde siempre aparece, el cuanto, ¿cuánto tenemos?, ¿cuánto necesitamos?, ¿cuántos son?, el cuanto, o mejor dicho el cuantificar todo en la empresa, es necesario e importante, aunque como todos sabéis, no es suficiente esa cuantificación para garantizar, éxitos, controles adecuados u objetivos conseguidos.

Con el tiempo pasa un poco igual, es importante saber el tiempo de que disponemos para tal campaña, o para realizar ese informe o para introducir nuestro producto en el mercado. Saber de cuánto tiempo disponemos es una obsesión y en ocasiones, una limitación que hace inviable ciertos proyectos por diferentes razones. De ahí la necesidad de gestionar eficientemente ese tiempo del que poseemos, pero insisto, el tiempo en la empresa tiene otras acepciones que no debemos de olvidar para lograr nuestros objetivos, y que no siemre tienen que ver con la cantidad, cuestiones que se me antojan muy importantes como:

  • En el tiempo lo importante no es solo de cuanto disponemos, sino en muchas ocasiones el cuándo utilizarlo. El momento oportuno en el que se realizan las cosas, cuando tomar las decisiones, cuando aplicarlas, cuando acometer iniciativas, el momento en el que se hace es más decisivo que el tiempo de que dispongamos. En marketing hay un concepto que es el time to market, que nos indica que la idoneidad del momento que se comercialice un producto es más importante que el tiempo que esté disponible en dicho mercado.
  • El tiempo tiene tramos de calidad. No todas las horas de nuestra jornada laboral posee el mismo nivel de calidad, de productividad, de atención, de originalidad, por lo tanto saber identificar esos periodos de mayor “calidad “ de nuestro tiempo provoca mejores resultados
  • El tiempo, según a quien se le otorgue para que realizar alguna labor o función, provoca resultados diferentes. Con esto quiero decir que el receptor del tiempo, según sus cualidades, destrezas, capacidades, motivación, etc., rinde más o menos. Por tanto según quien consuma el tiempo el nivel de rendimiento es diferente. Para la misma labor, en escenarios diferentes de disposición de tiempo, debemos encargarlo a personas diferentes.
  • El tiempo tiene un componente claro de contagio. El empleo que se hace de este recurso tiene mucho que ver con lo que hace el compañero/a de al lado. Por lo tanto se deben provocar modelajes adecuados desde la organización que provoquen imitación en la utilización y consumo de este
  • El tiempo no puede ser un agente de estrés. La utilización que se debe hacer de este, ha de ser planificada y eficiente, pero afrontar nuestra misión como si tuviésemos todo el tiempo del mundo (aunque no sea así). Si el tiempo o mejor dicho la limitación de este, provoca estrés entre nuestros empleados, ese recurso que debe ser un componente facilitador de logros, se convierte en un componente traumatizador en muchos aspectos, y afectará al rendimiento que se consiga, donde la disminución de este, solo será un síntoma de la verdadera enfermedad
  • El tiempo como cualquier otro recurso se debe gestionar con altos niveles de eficiencia. Al igual que el dinero, la tecnología, o cualquier otro recurso, el tiempo tiene que ofrecer los mejores resultados con los mínimos costes posibles para alcanzarlos. La gran diferencia entre el tiempo y los recursos puestos como ejemplo, es que el tiempo no lo recuperamos, se consume y desaparece. Debemos realizar monitorizaciones y medidas de ROI con respecto al consumo y rendimiento en tiempo de nuestros empleados, directivos, de nuestra organización en general (procesos, tareas, campañas, etc.) y buscar o mejorar procesos de eficiencia para ese tiempo. Importante, saber cuánto tiempo consumimos y que rendimiento obtenemos por ese consumo

Como veis el tiempo y su uso, es sin duda uno de los recursos de mayor relevancia para lograr nuestros objetivos en la empresa, si no el que más por ende,  la forma en que una organización decide invertir, adjudicar, gastar ese tiempo, la forma en que gestione y las políticas que aplique  a este recurso, tiene una vinculación directa con sus resultados. Es de lo que más adolecemos todos, de tiempo, es el recurso de mayor valor y sin embargo es lo que más derrochamos. Ya lo decía la canción, ese tiempo no volverá como no vuelven los ríos, por lo que no se recupera, pero la cuestión es que se le saque todo el rendimiento posible. El tiempo en la empresa, aprovéchalo!

@rafacera

hechos

Si crees que lo merezco… VÓTAME!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s