El valor del 2 para el 1

El otro día escuchaba una entrevista que hacían a un conocido político de la transición española donde le preguntaban: “pero usted siempre tuvo cualidades y perfil para ser líder de su partido o del gobierno y sin embargo nunca intentó ocupar ese lugar”, a lo que este político respondió: “mire usted, yo sabía que era el número 2 y que funciones tenía que desempeñar para que el líder fuera el líder que deseaban los españoles, por eso nunca intenté ser el líder, pues solo quería ser un gran numero 2”. Esta respuesta me dio la idea para escribir este post sobre gregarios que hacen más grande al líder.

De las palabras de la entrevista que te he comentado, se extraen algunas conclusiones que creo es importante las expongamos por lo que nos aportan de valor en nuestras organizaciones y para los profesionales:

  • Es necesario saber qué lugar se ocupa en cada organización y como tu puesto encaja con las necesidades del proyecto. Si no conoces esto o solo estas pendiente de ocupar otro puesto, tu nivel de eficacia y eficiencia se diluye. Sera peor profesional!
  • No todo en la vida es querer ascender, pues puede que en tu cargo obtengas un éxito por tus cualidades y perfil, para que cuando te den nuevas responsabilidades en el nuevo puesto soñado, ese éxito se disipe simplemente por que no tienes el perfil adecuado o las competencias necesarias. Ya sabes que todo gran profesional llega a ocupar el puesto donde se demuestra su nivel de incapacidad. Trata de no llegar nunca a ese puesto que implica el fracaso profesional
  • Centrarse en ser bueno en la posición que ocupas, sin mirar para arriba, ni para abajo. Preocuparse por ser bueno en lo que haces, en los que te puede dar la felicidad laboral
  • De lo bien que hagas tu trabajo, depende el éxito del proyecto y por supuesto, por aquello del efecto dominó, el éxito de otros cargos. Todo en una organización que funciona y que pretende ser eficiente, esta absolutamente encadenado, relacionado, por lo que la complementariedad en el desempeño de los puestos, involucran o marcan los resultados de otros cargos. El marketing interno es una realidad que se da en toda organización, aunque la empresa no lo ejerza, lo descuide o no tenga ni idea de que se da
  • Todo trabajo es tan absolutamente decisivo en el camino al éxito, que descuidar cualquiera de ellos, por insignificante o poco relevante que nos parezca, puede determinar el éxito o el fracaso del proyecto, de la empresa.

Por otro lado, esa entrevista también me dio pie a pensar lo importante y decisivo que resulta para el líder el tener la persona adecuada como número dos. Fijaros en el montón de “tinta” que derrochamos sobre la figura del líder, como debe comportarse, que competencias debe poseer, que estilo directivo debe desarrollar, como debe vestir, como ha de relacionarse, en fin todo ello ocupa multitud de líneas en blog especializado, en prensa especializada, en libros, en seminarios… y sin embargo, que poco tiempo concedemo o dedicamos a una figura que es tan  trascendental para que el líder obtenga el éxito, para que el proyecto alcance los objetivos previstos, el número 2.

El líder siempre bajo los focos, el que atrae toda la atención, el que posee  todo el “glamour”, el responsable del éxito y por supuesto también el que es el padre del fracaso. Nunca ningún líder relevante, piensa en el que quieras, alcanzó sus objetivos sin un número 2 eficaz. Revisa los casos más relevantes de nuestra historia política, económica, social, siempre hubo una persona como 2 que facilitó, hizo posible el éxito y sin el cual el líder no hubiese tenido ninguna oportunidad. Aquí si se cumple que detrás de un gran líder siempre hay un gran número 2.

El número dos tiene que ir muy en consonancia con el líder, no es que deban poseer perfiles parecidos, sino que tiene que creer en las formas y fondos del líder, admitir, respetar y potenciar su liderazgo. Este número 2 será el encargado de realizar mucho trabajo “sucio” necesario para el proyecto y en el que no se debe involucrar el líder. Ha de ser una persona este número dos, de fuerte convencimiento, con credibilidad y que represente al líder y sus intereses, de no ser así, de forma inmediata aparecerán las disonancias cognitivas y gap funcionales, que harán que la relación o acabe pronto, o que se fracase en el intento de lograr los objetivos. El número dos es el dueño y señor de la “trastienda” del líder, por lo que si este no le concede su sitio, respeto, confianza, su autoridad, su independencia, el número dos no podrá cumplir, al menos en nivel que se espera de él.

Es ingrato el trabajo de este gregario (termino ciclista que conoce muy bien la necesidad de esta figura en la organización y en el equipo para ganar carreras). Es muy ingrato pues el número dos es el encargado de ir por delante en cuestiones no siempre agradables de líder, es la persona que habitualmente dice no en las negociaciones, es el que pone las pilas al resto del equipo, es el que supervisa que todo va según lo acordado, es quien tiene que levantar la voz en determinadas situaciones, el que debe preservar al buena imagen del líder ante medios o en público y todo ello para que el éxito se lo lleve el líder, todo ello para seguir oculto en muchos casos ante los focos, para no ser visto por la mayoría. Probablemente es la discreción una de las competencias más necesarias en el gregario, así como la de manejar  la situación en pos de los interese del líder, lo cual puede suponer atraer al atención de medios o de colectivos hacia su figura para salvaguardar la del/la jefe/a. No todas las personas sirven para estas funciones y con este “pago”, de ahí la complejidad de poder dotar al líder de un gran número 2, no es tarea fácil.

Creo que el número 2 es imprescindible en cualquier tipo de organización, sea de la naturaleza que sea. No entiendo ninguna fórmula organizativa que funcione sin una necesidad de liderazgo, por ende, no entiendo ningún líder de prestigio que no tenga un número 2 a su altura. Si viésemos muchos caso de liderazgos muy conocidos bien sean liderazgos carismáticos, técnicos, funcionales, sociales, etc., da igual,  comprobaríamos que ese gran líder nunca hubiese sino nada o al menos no hubiese tenido la relevancia que hoy tiene, sin la persona que estuvo a su lado y que ayudó en sus logros, que la escuchó , en la que confió, la que le animó cuando todo iba mal, la que le propuso magníficas salidas a los problemas que en la mayoría de ocasiones se apuntaron como propias del líder, la persona que pacto/negoció adecuadamente, la que acudió a lugares donde el líder no quería ir o no era conveniente que fuera, la persona que hizo de terapeuta cuando el líder estaba decaído, etc… Es largo el bagaje funcional que ha de aportar el número dos, y no siempre, esas funciones son de agrado.

Por tanto, y así lo hago saber en mis seminarios de alta dirección o con clientes que me piden opinión sobre la contratación de algún directivo o líder, con lo que suelo comentar con mucha asiduidad es que es tan importante es el nombramiento del líder adecuado, como el del número 2 que  complemente a ese líder. Que esta figura posee un carácter estratégico y decisorio para los logros de cualquier organización. Pienso que estas personas que llamamos número 2 y que en demasiadas ocasiones quedan huérfanos del mérito que realmente poseen, que incluso la denominación de  número el 2 (yo estoy convencido, así lo divulgo y trabajo, que este es simplemente otro tipo de liderazgo, complementario, pero otro tipo de liderazgo necesarios en las organizaciones), no hace honor a la importancia que posee para el proyecto, pero sobre todo para el líder y sus resultados. El 1 sin el 2 adecuado, jamás sería el mismo 1, ni tendrá el mismo índice de éxito.

@rafacera  

hechos

Si te parece que me lo merezco, VÓTAME!

 

One thought on “El valor del 2 para el 1

  1. De hecho, los numeros 1 consiguen ser eficientes a partir de las competencias del sus numeros 2, uno o varios, y de su habilidad para gestionar las habilidades de cada uno.

    Siempre llegamos al mismo punto. Liderazgo de altura o pobre liderazgo.

    Gracias por la propuesta de discusión Rafael.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s