Andrés Iniesta otro ejemplo de …

PROBLEMA: Es un problema muy típico de países o sociedades donde la comercialización no está a la altura de la calidad de los productos o servicios que ofertan al mercado. El problema que se plantea en estos escenarios, es que tener un buen producto o servicio no garantiza ningún éxito y de hacerlo, requerirá de mucho tiempo para lograr sus objetivos. Y en el mercado el time to market es un factor de éxito o fracaso, según como lo aprovechemos.

Estamos inmersos en la Eurocopa de futbol de Francia en 2016. Es un evento deportivo de gran magnitud y trascendencia a muy diversos niveles, económicos, comerciales, sociales, culturales, etc. Es en este evento donde está nuestra selección participando y forma parte de este equipo Andrés Iniesta. Fue viendo el primer partido de grupos contra Chequia cuando este jugador se salió futbolísticamente hablando, hizo un gran partido, pero no fue esto lo que me animo a escribir el post, sino que fue un comentario de uno de los analistas de televisión quien me animo hacerlo pues comentó que no entendía como Iniesta no tenía un Balón de oro, máximo distintivo para un jugador de futbol. Posteriormente, publicaba la UEFA el equipo ideal de la primera jornada y casualmente, tras ese enorme partido Andrés no aparecía entre los once mejores
Iniesta es un gran jugador de fútbol, que lo ha ganado todo, que juega en uno de los equipos más importantes del mundo, que posee un gran contrato y que se ha caracterizado por marcar goles emblemáticos como el que dio paso en Londres al Barca a la final de la Champions o como no recordar el gol que significó el título mundial para la selección de España. Todo esto lo comento para quien no conozca el personaje y se haga una idea de la calidad y trascendencia que su juego ha tenido en el éxito de sus equipos, que han sido muchos. Pero lo que sorprende es que con este nivel de calidad y de éxitos, Andrés Iniesta no es un jugador mediático (al nivel que le corresponde me refiero) que logra contratos publicitarios a la altura de su rendimiento, ni posee la notoriedad a la altura de esta calidad al menos fuera del ámbito futbolístico que es lo que determina el reconocimiento de marca más allá de la calidad deportiva y competitiva.

Si bien es cierto que el jugador no es de gran atractivo físico, no lleva tatuajes, no es borde con la prensa, no da grandes titulares, no expone su egocentrismo, no muestra grandes mansiones y coches, no se descuelga con conquistas femeninas extramatrimoniales, nunca habla en primera persona sino de equipo, Andrés solo se dedica a jugar al futbol y lo hace muy bien. Muchos podrían decir que esto no es suficiente para lograr grandes contratos publicitarios, no acudir a programas de gran audiencia televisiva o no destacar en ámbitos personales extradeportivos son aspectos necesarios para ser colmado de premios internacionales o al menos para ser marca referente y todo lo que eso implica.

Iniesta es el típico caso de marca personal infravalorada, no deportivamente que también (no tener un reconociendo como el balón de oro lo indica), sino en ámbitos fuera del deportivo. Es el caso de un gran producto que no logra explotar todo su potencial en el mercado. Muestra la evidencia que el mercado no solo premia la calidad, sino que hay que realizar una labor de marketing y proyección de marca, un branding, para que esa calidad se traduzca en mayor notoriedad, reputación, prescripción y por supuesto para que la cuenta de resultados se dispare. Sin un buen branding no se alcanza el nivel máximo de rendimiento comercial en un producto o servicio

Quiero dejar claro que estoy tomando el caso de este jugador para que muchos empresarios/as se den cuenta que ya no solo vale con tener un buen producto, que el mejor producto y enfocar todos los esfuerzos empresariales a este aspecto, ya no tiene tanta justificación, para que vean que ser el producto de mayor calidad no tiene por qué tener como consecuencia ser el producto de más éxito.

Estamos en un mercado donde todo se ha globalizado, donde existe una sobreinformación que en ocasiones, en la mayoría, confunde al cliente, donde la imitación es fácil, donde lo bueno se confunde con el resto, donde bueno ya no significa lo mismo que hace 3 años, donde la calidad si no llama la atención no existe, es por todo ello que las empresas nos debemos predisponer a pensar y actuar en términos de valor y no de productos o servicios, a trabajar en forma de oferta de valor como un todo, a ese producto que es de una calidad determinada, aportarle valor con otros atributos o intangibles, que en el mercado supongan una gran diferenciación y/o ventaja competitiva.

Estoy absolutamente seguro que el producto Andrés Iniesta con un pequeño esfuerzo en un branding adecuado, tendría una proyección en el mercado de una dimensión mucho más impactante que la que ahora posee. No sería nada difícil conseguir lograr que esta marca lograse mejores rendimientos comerciales. La marca Andrés Iniesta comparte las mismas debilidades que productos como nuestro aceite de oliva, nuestros productos ibéricos, nuestro calzado, nuestra ciencia, nuestros deportistas de elites, nuestro futbol o nuestro talento. Somos capaces de producir en cantidad y con gran calidad todos esos productos, pero no alcanzamos los niveles adecuados de comercialización, no aprovechamos todo su potencial comercial, si estos productos los tuvieran Italia, EEUU, Alemania, Francia, etc, otro gallo cantaría (de hecho, algunos de ellos, ya son comercializados por estos países y con mucho éxito, para nuestro pesar, por las oportunidades que estamos perdiendo).

Por ultimo solo pedir disculpas a Andrés Iniesta por tomarlo como ejemplo para argumentar como un gran producto, puede ser una marca infravalorada, pero me ha parecido un excelente ejemplo a tomar en cuenta para explicar otras situaciones parecidas en nuestro país.

Por lo que se conoce en los medios a esta gran futbolista, yo diría incluso de que es consciente de que podría conseguir mucho más a muy diferentes niveles, dinero, prestigio, premios, notoriedad, oportunidades profesionales, pero que en el fondo tiene la vida que quiere, tiene una gran ficha, una buena familia y negocios de interés, con lo que parece por lo que aparenta, que es feliz con ello, que no ansia mucho más, y señores a eso no llega nada. Ese escenario no es comparable a otros productos o servicios que comercializamos que pasan por graves problemas.

Andrés Iniesta gran futbolista, con una marca infravalorada

@rafacera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s