Un mundo VUCA

PROBLEMA: La globalización, el acercamiento real entre comunidades, el nivel de interacción entre países, la heterogenealización en cultura que se vive, provocan que el mundo cada día posea variables más numerosas y diversas, que impiden entenderlo por su complejidad. Conocer el mundo para cualquier actuación sea política, social, económica, cultural etc… es absolutamente necesario para tomar buenas decisiones en estos ámbitos o en cualquier otros. Últimas decisiones como el “Brexit” de Reino Unido ahondan aún más en esa dificultad por entender o por manejar las variables adecuadas que nos permitan tomar decisiones. Vivimos en un mundo VUCA.


El termino VUCA se utiliza desde hace algún tiempo y corresponde a las iniciales en inglés de Volatility, Uncertainty, Complexity, Ambiguity. Es decir, cuando se dice que vivimos en un mundo VUCA, estamos haciendo mención a que visualizamos el mundo en el que vivimos como volátil, incierto, complejo y ambiguo.

Esta descripción del mundo afecta obviamente a todos los niveles profesionales y personales que nos podamos imaginar, por ejemplo, a la hora de contratar personas debemos contar con perfiles que se ajusten a esas características que distan mucho de los recursos humanos que se captaban hace 20 años donde el mundo compartía mucha menos complejidad. Por lo tanto, hay que buscar recursos diferentes, así como de manera diferente, de ahí el reclutamiento 3.0. Las nuevas tecnologías se han convertido en una herramienta esencial en el reclutamiento de personal y en la nueva forma de seleccionar. Las nuevas tecnologías son fuente de solución y causa determinante de la complejidad del mundo en el que vivimos

Las características que presenta este mundo VUCA, hace que tomar decisiones en áreas económicas o sociales sean mucho más complejas, pues la inestabilidad, la complejidad de los hechos, la ambigüedad a la hora de determinar factores o variables que realmente determinen esos mismo hechos, hace ciertamente cada vez más difícil tener un sistema de tomas de decisiones adecuados. Esto provoca la posibilidad de encontrar múltiples soluciones, que aportarán diferentes resultados según para quién y donde se tomen.

Obviamente las empresas no iban a quedar exentas de la influencia de este tipo de mundo tan complicado de conocer, la cuestión es ¿qué actitudes y comportamientos deben tener las empresas para enfrentarse a este hecho irrefutable y que sin duda posee una gran influencia en el nivel competitivo de las empresas? ¿Qué hacer en un mundo VUCA?

Lo que parece claro es que la complejidad hay que traducirla y desmenuzarla en procesos o en hitos de simplicidad para tomar decisiones adecuadas, para ello sin duda la tecnología se pone de nuestra parte, por lo que aspecto como el big data nos puede ayudar en este proceso, la monitorización de datos y tendencias se hace imprescindible para tomar decisiones, la presencia on line nos es ningún lujo ha de ser una obligación, la inversión en buscar el aumento de interacción con clientes, con todo ello y una actitud digital y de cambio continuo podemos permitirnos no huir de la complejidad de las situaciones empresariales, pero si estaremos en posición de analizar esa complejidad y traducirla en tramos más simples de conocimiento, que propiciarían toma de decisiones más eficaces.

Con respecto a la volatilidad, la ambigüedad e incertidumbre, lo que está claro es que la empresa que más y mejor informada esté, que mejor sistema de información y traducción a conocimiento posea, tendrá más posibilidades de adelantarse a posibles cambios de relevancia, de la misma manera que no tomar el cambio como un recurso asiduo de la empresa, producirá una inflexibilidad que terminará con esas empresas rígidas y poco dadas al cambio. Para conseguir esa adaptabilidad a los mercados y flexibilidad, rapidez de maniobra, la inversión en talento y su gestión serán determinantes para sus objetivos. Las empresas de presente y de futuro son las que más y mejor gestione el talento, el resto será consecuencia de esto que os comento.

Las empresas que se dispongan a padecer el futuro sin más, tendrán menos oportunidades de competir que las que posean una actitud proactiva de crear el futuro. Y esto, como he comentado en varias ocasiones, no tiene que ver sólo con el peso o dimensión de la empresa en el mercado. Tener una actitud proactiva significa trabajar para crear el propio futuro de la empresa no para padecer el futuro que creen otros. Esto tiene una incidencia importante en la forma de entender la empresa, en cómo gestionar la marca, como va a competir estratégicamente, como gestionar el talento de la empresa, quién quiere ser, que va hacer para ser ese alguien, como va a evolucionar, toda ellas cuestiones que se debían plantear todas las organizaciones que deseen ser proactivas de cara al futuro.

El que estemos inmerso en un mundo VUCA no creo que sea algo pasajero, sino que probablemente cada una de las características de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad, vayan in crescendo, por lo que no creo sea buena estrategia esperar a que vengan tiempos más tranquilos o diferentes a los que vivimos, pues de aparecer serán efímeros e incluso yo no creo que se den, ya no.

Fijaros, por ejemplo, una empresa que no se anticipe y que no se prepare para los efectos del Brexit de U.K. los problemas que tendrá en breve, (por lo pronto los bancos españoles del IBEX 35 han perdió más de un 20% valor bursátil ¿estaban preparado para que los british decidieran el brexit?). Ahora este país tiene dos años para decidir cómo se va y las empresas que trabajan en su mercado tendrán que hacer todos los reajustes de relación, marketing, logística, aranceles, fiscalidad, métodos de contratación, etc. las empresas que deseen trabajar o trabajen con este país habrán de cambiar para reajustarse a nuevas circunstancias y reglas de juego en ese mercado.

Vivir en mundo VUCA implica que para sobrevivir deberemos de mostrar anticipación, información, conocimiento, actitud, cambio, talento, competencia de empresas que deseen sobrevivir y ser competitivas. Hay un dicho que dice que ningún mar en calma hizo buenos marineros, pues bien, este tipo de mundo pone a prueba a las empresas y a su talento. No, no creo que dejemos de vivir en un mundo VUCA, por lo que lo mejor es prepárese para vivir en estas circunstancias.
@rafacera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s