Sí, 5 minutos antes…

PROBLEMA: Suele ser un gran error creer que la gestión de la marca personal tiene vigencia hasta el éxito, no más allá. Esta creencia, que lo explica magníficamente bien el dicho de que “lo importante no es llegar sino mantenerse”, suele ser el principio del fin de multitud de personas con éxito profesional o social, y que deprecian cuando menos ese éxito o su valor como personaje, por no gestionar adecuadamente su imagen de marca.

En estos días hemos conocido como el nuevo seleccionador de España de futbol, no ha convocado a Iker Casillas (@CasillasWorld). Como todos/as sabéis este jugador ahora el Porto portugués, es una leyenda del futbol español y sin duda unos de los jugadores más importante de la historia de este deporte en este país. Este jugador no solo ha mejorado su valor de marca por los triunfos deportivos, que han sido muchos y variados, tanto en la selección como en su antiguo club el Real Madrid, sino también por ejercer un liderazgo tanto en su club como en la selección, demostrando y aportando liderazgo a esos triunfos a través de gestión de crisis bien resueltas, liderazgo efectivo, motivación y cohesión de grupo, portavocía de equipo, coordinación de relaciones, etc. para así aumentar el rendimiento deportivo e institucional de sus equipos. Eso es innegable que lo ha conseguido el portero.

Pero llega el momento en que la carrera profesional de todo ser humano toma unos derroteros diferentes y que como causa natural ya no es comparable ni tiene el mismo rumbo que hace unos pocos años. Es en esta época cuando la gestión de marca personal se hace imprescindible y más necesaria que nunca para que esa marca, que ya no tiene la relevancia de antes no pierda valor, sino que pase de estrella a leyenda, sin esperar a que sea el tiempo el que realice este trabajo a su antojo. Esa transición la debe gestionar la marca personal.

Iker creo que se equivoca al no haber renunciado a la selección antes de que lo dejen de convocar, creo que se equivocó con aquella salida del Madrid, más propia de un canterano que se va cedido a un equipo por un tiempo, que de una leyenda del club. Creo sinceramente que no ha tomado las decisiones adecuadas y que estas, se han puesto en marcha más por una cuestión visceral propias del carácter del jugador, de la persona, más que por un plan premeditado de qué tiene que hacer y cómo se debe comportar la marca Iker Casillas.

Este es un problema frecuente también en la gestión de marca personal, confundir persona con marca personal, eso te puede llevar a grandes errores, que sin duda disminuirá el valor de esta. La marca ha de estar por encima de la persona, pues esta última es lo que es, la marca es lo que los aficionados (el entorno en general) ven, sienten, perciben y por tanto como resultado realizan y conceden una valoración de esa marca que va mucho más allá de la persona.

Es por lo argumentado, por lo que creo que Casillas, la marca, está perdiendo valor desde que decidió irse como se fue del Madrid (en mi opinión tenía que haber exigido una despedida inolvidable y a la altura para lo que ha sido en el club), desde que se empecina en que puede retomar el protagonismo deportivo que en otro tiempo tuvo en la selección (cosa que no dudo, pero es una cuestión que ahora mismo no es de interés para la marca personal que insisto es una cuestión de percepción de los aficionados).

Iker tiene que ir preparando su tránsito de gran jugador ganador de muchos títulos a la de la leyenda que le reportará otros beneficios diferentes a los que ahora recibe (valoración, solvencia, mejora de imagen y por supuesto dinero) y no está dando los pasos adecuados, quizás porque está tomando decisiones personales y no está pensado en el daño que esta realizando a su marca personal y creo sinceramente por ser quién es y ha sido y aportado, eso no se lo merece, no debería permitirse ese derroche, esa disminución de valor para su marca.

Creo que esta figura del deporte español debe centrarse a planificar y trabajar de otra manera su marca personal, profesionalizar este ámbito de su carrera, empezar a despegarse de aspecto personales en sus decisiones profesionales, pues en estas decisiones personales es donde entra el orgullo, la rabia, el desprecio hacia quien le hace daño, la ira, etc…, aspectos estos que no se puede permitir desde una gestión de marca adecuada y actuar o tomar decisiones desde la perspectiva de gestión de marca Iker Casillas, de forma profesional, con un Brand essence definido en valores y comportamientos, y esto no es o debe ser solo una cuestión de aparecer más o menos en publicidad o acudir a ciertos eventos de otras marcas, sino en seleccionar perfectamente donde estar y donde no, compartir espacios con marcas que aumenten el valor de Iker Casillas, trabajar con marcas de iguales valores y notoriedad, etc… en definitiva en tener un plan, objetivos, estrategias y modos de control para su marca personal

En marca personal desde hace mucho tiempo hay una máxima que hay que respetar y no es otra que vete 5 minutos antes de que te echen y tu marca personal saldrá reforzada.
@rafacera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s